PINCELADAS / Siete de julio, pinceladas de una vida

Ernesto Rivera (DUKE).

Ernesto Rivera (Duke) / [email protected]

El viaje (7)

Un día publicaré esos escritos y podrás leerlo y hacer tus comentarios sobre ellos. No puedo decirte cuando será cuándo será pero tenlo por seguro porque te lo prometo.
Pasado algunos años he visto que ha sacado tiempo del trabajo y publicado varias obras sobre historia, poesía, cuentos. Y no solo eso niño que hasta exposiciones de pintura ha hecho y sus cuadros se exhiben en diversas partes del mundo.
Quién lo diría. El Superflaco, todo un baúl de sorpresas. Un tiempo después me dijo: yo sabía el poeta que había escondido en ti, y me lo confirmaste cuando en aquel primer concurso literario de a provincia Salcedo obtuviste un primer y tercer lugar en poesía, y en verdad que si hubiera sido miembro del jurado hubiese tenido dificultad para escoger entre los dos poemas a quien dar el primer lugar.
Antes de terminar esta entrevista, porque es lo que yo considero de que hemos tenido, aunque tú lo llames de otra manera, te voy a revelar algunas tonterías: nací como tú en la famosa Era del Jefe. Como no se podía hablar nada en contra de ese señor, yo crecí con la certeza de que en verdad era una buena persona, y cuando veía en todas las casas la famosa plaquita aquella: “En esta casa Trujillo es el Jefe”, yo me lo creía.
Escucha esto: una vez un sacerdote e intelectual higüeyano ganó en un certamen literario una rosa de oro, primer lugar por una poesía al “Generalísimo”. Aquello imagínate la promoción que tuvo, y los homenajes y demostraciones al al ganador del primer lugar. Yo higüeyano y pichón de intelectual, estaba orgulloso.
Precisamente ese sarcedote fue el ideólogo de que se le cediera al Jefe el título de “Benefactor de la Iglesia”, idea que fue rechazada, y esto se consideró a nivel nacional como una ofensa al Jefe.