Pensionados del sector público, con sueldos irrisorios y sin seguro médico

Romayra Morla / [email protected]

Baldomero Jiménez, abogado y especialista en Seguridad Social.
Baldomero Jiménez, abogado y especialista en Seguridad Social.

HIGÜEY. “El hambre viene acabando con todos los pensionados, no podemos subsistir con esos sueldos tan bajos, ya enfermos y acabados, no contamos con seguro; que el gobierno se conduela de todos los pensionados”.

“Alta tarifa de luz, de comida ni hay que hablar, que reajusten las pensiones queremos solicitar. Dimos nuestra juventud, trabajando, trabajando, con las pírricas pensiones, el Niágara vamos pasando”. Con estos versos, el señor Julio César Abreu, quien trabajó por más de 50 años en la administración pública, resumió las calamidades que pasan los pensionados.

Asimismo, narró a El Tiempo que fue empleado del sector público desde 1963 hasta el 2010 cuando el Ayuntamiento Municipal de Higüey lo pensionó. En el cabildo laboró en el Departamento de Catastro y luego en Contabilidad. También trabajó tres años en el Correo y 20 años en la Junta Municipal Electoral (JME).

“¿Tú sabes lo que es un hombre que trabajó 53 años tenga una pírrica pensión de 9 mil 800 pesos, a cómo está el costo de la vida, de la electricidad y los medicamentos?; entonces, la más bonita, en nuestro país las cosas son diferentes, cuando te pensionan te quitan el seguro médico que es cuando más se necesita”, deploró.

Citó que en esa misma situación se encuentran decenas de sus compañeros con pensiones de cuatro y cinco mil pesos que no les alcanza para nada. En su caso hay meses en que gasta hasta tres mil pesos en medicamentos para la diabetes y la presión arterial, así como en la compra de los medicina para su esposa.

 “Mi llamado al gobierno es que ponga atención y mejore los salarios de la gente, nos estamos volviendo locos y pasando hambre”, expresó Abreu.

Otra situación similar atraviesa la señora Primitiva Hernández Taveras, comisaria de la Hermandad de los Toros de la Virgen, oriunda de El Seibo, quien brindó siete años de servicios en el Ayuntamiento de Higüey.

Hernández Taveras, en su última visita a este municipio durante las fiestas patronales del pasado mes de agosto, manifestó: “quiero decirle algo a mi querida Karina Aristy, barrí siete años en las calles, le deseo mucha salud y prosperidad, pero que se recuerde que ella prometió completarme mi sueldito”.

 No inclusión

El abogado y experto en Seguridad Social, Baldomero Jiménez, al referirse al tema de los empleados que no cotizan, dijo que “hay algunas instituciones públicas que nunca han inscrito sus trabajadores a la Seguridad Social ni tienen un fondo de prevención. Sin embargo, aclaró que esas personas sí tienen derecho a la Seguridad Social. “Es un gran dolor de cabeza que existe hoy en día, como están la mayoría de los ayuntamientos, que por asuntos presupuestarios no han cotizado a la Seguridad Social”, expresó.

Jiménez dijo que también hay una gran cantidad de personas que están desprotegidas porque no tienen seguro familiar de salud ni el seguro de riesgo laboral. Asimismo, explicó que “se ha establecido que todas las personas que no califican para estar en la ley 87-01, es decir, que hayan cotizado a la Tesorería, entonces tienen que irse a las pensiones que otorga el gobierno central a aquellos que no han podido cotizar a la seguridad social, que está establecido en la ley 379-81”.

“Todas las empresas, públicas o privadas, que no hayan cotizado a la Seguridad Social, que no tengan sus trabajadores inscritos, tienen las vías judiciales abiertas”, indicó Jiménez.

Una persona, inmediatamente sepa que le han violado sus derechos, puede recurrir a los tribunales. Esas son demandas que no se pierden, porque están en presencia de un derecho fundamental que establece la Constitución en el artículo 62, puntualizó.

 Quiénes califican

Según establece la ley 87-01, sobre el Sistema Dominicano de Seguridad Social, las personas que califican para una pensión, son aquellas que han cotizado 360 meses a la Seguridad Social y 30 años de labor. Esa pensión es por vejez, mientras que la pensión por cesantía o edad avanzada, debe tener 300 de cotizaciones y 25 años de labor.

También está la pensión por discapacidad, cuando una persona tiene un accidente o una enfermedad profesional, no importa el tiempo. La ley establece que debe haber cotizado mínimo 12 meses para tener derecho a esa pensión por discapacidad.

Además, existe la pensión por sobrevivencia, la cual se entrega cuando el titular de la póliza muere y los herederos legales o los descendientes de esa persona, es decir, la viuda o viudo y los hijos menores de 21 años si estudian.

 Antecedente

En el 2014 el Ayuntamiento Municipal de Higüey enfrentó una demanda en su contra por daños y perjuicios por la no inscripción de uno de sus empleados a la Seguridad Social. Por esta demanda, el cabildo fue condenado por el Juzgado de Paz Ordinario del Distrito Judicial de La Altagracia a pagar la suma de RD$ 5 millones a favor del demandante.

didaDIDA

La Dirección de Información y Defensa de los Afiliados a la Seguridad Social (DIDA), es un organismo del Sistema Dominicano de Seguridad Social, la cual se encarga de tramitar y orientar todo lo concerniente a los beneficios de la Seguridad Social.

Santa de León, encargada de la DIDA en Higüey, sostuvo que reciben a diario alrededor de 30 personas, mientras que vía telefónica asisten entre 15 y 20.

Al referirse al tema de las pensiones, manifestó que reciben diferentes tipos de quejas. “Son procesos largos y en ocasiones la gente se desespera. No somos resolutivos, pero sí orientamos, defendemos e informamos hasta donde la ley nos permita”.

 Los casos de pensiones a veces tardan entre dos y tres años, por lo que sugirió que desde que la persona cumpla sus 60 años de edad y tenga 20 años de labor, que inicie sus gestiones para la pensión.

De su lado, Isabel Valdez, orientadora de la DIDA, resaltó que recogen las quejas que provienen de los ayuntamientos, de otras instituciones públicas y privadas, así como también que se encargan de brindar las orientaciones necesarias y determinar si proceden o no para una pensión.

“Lo primero que hacemos es escuchar al afiliado si califica o no para una pensión, las quejas se realizan cuando una persona ha tenido una negación o cuando no ha recibido respuestas o han tardado mucho para otorgarla”, señaló.

Citó que si la persona cotizó, tiene 60 años de edad y 20 años de labor, se le hace una confirmación con el Ministerio de Hacienda para validar si califica o no para una pensión.

De igual forma, manifestó que los ayuntamientos tienen un procedimiento distinto, porque hay algunos que no cotizan, pero si la persona tiene sus años y recibe una certificación emitida por el cabildo que valide los años de labor y la edad requerida, entonces la DIDA toma la reclamación y la tramita en el Ministerio de Hacienda.

Recomendó que deben orientarse primero. “Si usted cotizaba antes del 2003 para el sector hotelero, sabe que cotizaba para el Fondo Hotelero; si era en empresas privadas, es el Seguro Social y si laboraba para una institución pública, será el Ministerio de Hacienda.