Peligro: “policías acostados” a la vista en La Romana

LA ROMANA. La construcción de “policías acostados” para reducir la velocidad, es una labor que corresponde a los ayuntamientos. Sin embargo, es una práctica que se ha hecho común en residentes de diversos sectores de esta ciudad, quienes preocupados por los calibradores de motocicletas y demás vehículos que circulan por las calles a alta velocidad, poniendo en peligro la vida de sus familias, se han tomado la atribución de hacer ellos mismos estos muros.

Luis Gil, residente en el sector de Villa Verde desde hace unos 40 años, dijo que el barrio decidió poner estos muros hace un año, para tratar de evitar los accidentes, porque los jovencitos tienen el lugar para calibrar en sus motocicletas, poniendo en peligro la vida de los residentes de ese sector por esta situación.

Indicó que decidieron tomar esta decisión porque las autoridades no hacen nada al respecto. Al preguntarle por qué no están pintados, dijo que en principio lo hicieron, pero que el agua deshizo la pintura por ser de mala calidad. En cuanto a la altura de esos muros en plena vía pública, dijo: “A mí no me molestan; tengo un vehículo que pega; trato de cruzar al paso, pero aun así ellos siguen calibrando.

La gente adulta por aquí aún tiene miedo de cruzar la calle. Tienen que esperar un buen rato mirando para poder cruzar”, consideró Gil Recordó que al menos dos o tres de los transeúntes que han pasado en su vehículo sin percatarse de los llamados “policías acostados” han tenido problemas al cruzar, pero entiende que el que tiene conciencia sabe que es porque la juventud anda desordenada y sin control de sus actos.

Aunque algunos residentes están de acuerdo con esta medida, otros no y terminan eliminando los policías acostados, por entender que son una trampa para los atracadores atrapar a sus víctimas con mayor facilidad.

El ingeniero Luis Cornielle, regidor del Ayuntamiento de La Romana por el Partido Dominicano por el Cambio (DXC), dijo que el mes de septiembre del año pasado una de sus propuestas fue que se en peligro la vida de los residentes de ese sector por esta situación. Indicó que decidieron tomar esta decisión porque las autoridades no hacen nada al respecto.

Al preguntarle por qué no están pintados, dijo que en principio lo hicieron, pero que el agua deshizo la pintura por ser de mala calidad. En cuanto a la altura de esos muros en plena vía pública, dijo: “A mí no me molestan; tengo un vehículo que pega; trato de cruzar al paso, pero aun así ellos siguen calibrando. La gente adulta por aquí aún tiene miedo de cruzar la calle.

Tienen que esperar un buen rato mirando para poder cruzar”, consideró Gil Recordó que al menos dos o tres de los transeúntes que han pasado en su vehículo sin percatarse de los llamados “policías acostados” han tenido problemas al cruzar, pero entiende que el que tiene conciencia sabe que es porque la juventud anda desordenada y sin control de sus actos.

Policia Acostado en La Romana
Policia Acostado en La Romana

Aunque algunos residentes están de acuerdo con esta medida, otros no y terminan eliminando los policías acostados, por entender que son una trampa para los atracadores atrapar a sus víctimas con mayor facilidad.

El ingeniero Luis Cornielle, regidor del Ayuntamiento de La Romana por el Partido Dominicano por el Cambio (DXC), dijo que el mes de septiembre del año pasado una de sus propuestas fue que se resolviera la semaforización de La Romana.

Dijo que el sector Villa Verde no tiene un semáforo, y es donde se concentra más del 30 % de la población romanense, y muchos más en el casco urbano de la ciudad, donde se originan a diario accidentes de tránsito por no tener esta regulación del tránsito y los que hay no funcionan.

Dijo, asimismo, que aunque el Ayuntamiento recibió una deuda de más de 500 millones de pesos sabía que poco se iba a hacer durante el año, por lo que era mejor entonces que recurrieran a la colocación de reductores de velocidad.

Por esta razón, sometió un ante proyecto de resolución que asegura el presidente de la Sala Capitular no le dio curso. “En una reunión con el alcalde, me dijo que era viable ese proyecto, pero que el Ayuntamiento no contaba con los recursos para ejecutar tal obra.

Entonces, es por eso que tú ves que en La Romana se originan tantos accidentes, por la falta de reductores de velocidad. Incluso, puse como ejemplo la (calle) Teniente Amado García esquina Teófilo Ferry; ahí todos los días hay un accidente, porque no hay visibilidad de los que vienen de norte a sur o este a oeste por esta vía”, ilustró Cornielle.

Indicó que hasta frente a la oficina regional de Salud Pública se debe colocar un reductor de velocidad, porque todos los días se producen accidentes, por lo que entiende es conveniente colocar los reductores de velocidad y no los “policías acostados de la época arcaica”, que lo que hacen es dañar los vehículos y poner en riesgo la vida de las personas.

“La población no puede colocar policías acostados, porque hay una normativa aquí que rige sobre ese caso. Incluso, nos encontramos allá, en Villa Verde, unos cuantos policías acostados y los retiramos, bastante cerca uno del otro y en eso es lo que la Alcaldía debe colocar reductores de velocidad, y en las escuelas también un Policía Municipal”, sugirió Cornielle.

Regulación El ingeniero Edward González, del departamento de Planeamiento Urbano del Ayuntamiento del Municipio de Villa Hermosa, explicó sobre cuáles son los requisitos para la construcción de los policías acostados. Dijo que son permitidos mayormente en las iglesias, en los centros educativos y toman en cuenta también la solicitud que hacen los dueños de ligas de béisbol al frente de los play, como una manera de proteger a los niños.

De manera formal, dijo que lo hacen a través de una comunicación, una carta, van con un personal, evalúan el área y ubican dónde es más recomendable ponerlo. Ya después de un levantamiento realizado sin ningún tipo de inconvenientes proceden a la colocación de esos reductores.

A diferencia de otros tiempos, los tipos de reductores que están haciendo son de manera más escalonada, como los que están en la salida del kilómetro 10 de Cumayasa.

Dijo que antes se hacían como unos muros de concreto de una altura que no era muy prudente, por lo que buscan con esto que tanto los motores como los vehículos de cuatro ruedas disminuyan la velocidad, para no causarles daños. Se construyen a una altura de menos de cuatro pulgadas, para que no se accidenten, tanto en las iglesias, y centros educativos para que ningún niño o persona sea atropellada.

“De manera unilateral, tanto un ciudadano como un sector que dis De manera formal, dijo que lo hacen a través de una comunicación, una carta, van con un personal, evalúan el área y ubican dónde es más recomendable ponerlo.

Ya después de un levantamiento realizado sin ningún tipo de inconvenientes proceden a la colocación de esos reductores. A diferencia de otros tiempos, los tipos de reductores que están haciendo son de manera más escalonada, como los que están en la salida del kilómetro 10 de Cumayasa. Dijo que antes se hacían como unos muros de concreto de una altura que no era muy prudente, por lo que buscan con esto que tanto los motores como los vehículos de cuatro ruedas disminuyan la velocidad, para no causarles daños.

Se construyen a una altura de menos de cuatro pulgadas, para que no se accidenten, tanto en las iglesias, y centros educativos para que ningún niño o persona sea atropellada. “De manera unilateral, tanto un ciudadano como un sector que costaría unos 6 o 7 mil pesos.