Peligro a la vista en playas Macao y Uvero Alto: altos oleajes, tiburones y poca señalización

Génesis Pache /[email protected]

Uvero Alto. Los supuestos avistamientos de tiburones en las costas de Macao y Uvero Alto se han constituido en un riesgo para los bañistas que utilizan estas playas para su recreación, lo que debería obligar a que las autoridades locales y nacionales asuman un rol más activo de vigilancia y protección, y que sobre todo dispongan medidas de seguridad permanentes, más allá de las aplicadas en épocas especiales del año.

Las grabaciones de pescadores atrapando un tiburón en estos litorales, así como la muerte reciente de un empresario romanense devorado por las fauces de este pez en una de estas playas, activaron la voz de alarma en esta zona turística. Pese a que algunos de los que hacen vida en estas costas no reconocen ni aceptan la aparición de los tiburones, hay quienes sí afirman haberlos visto.

Ciro Santana, un vendedor de artesanía a orillas de la playa de Uvero Alto, dijo a este medio que en varias ocasiones había visto un tiburón pequeño, que salió incluso hasta las costas. Explicó que el tiburón se amarró a un trasmallo de pesca (una red compuesta por tres paños de pesca), y fue así que lo pudieron agarrar. Santana aseguró que hace alrededor de un mes que sucedió esto. “Uno le ve las aletas cuando pasan por allá, nadando. Cuando uno los ve, ellos se van.

Lo vemos mensualmente”, precisó Santana. Algunos de los vendedores y trabajadores de la playa de Uvero Alto, señalaron que el señor que murió recientemente a causa de las mordidas de tiburón fue encontrado en el intermedio de la playa de Uvero Alto y la de Macao. Rafael Roldan, mejor conocido como Faelo, falleció mientras buceaba en un área de la playa de Uvero Alto. Según se informó, este reconocido empresario de La Romana fue mordido por tiburones en ese litoral costero.

Roldan, nativo de La Romana, era propietario de una imprenta ubicada en la calle Castillo Márquez. Contaba con 64 años al momento de su muerte. Se dijo que la causa de su muerte fue un shock hemorrágico provocado por el desmembramiento de varias partes del cuerpo, por tiburones de la zona de Uvero Alto. Su cadáver fu encontrado la mañana del lunes 10 de abril.

El fenecido era amante de la pesca y el buceo, actividad que se encontraba realizando a 200 metros de la orilla, en una especie de canal, por lo que se presume fue chocado por una embarcación y devorado más tarde por tiburones.

FALTA DE SEÑALIZACIÓN

Las áreas públicas, tanto de la playa de Uvero Alto como la de Macao, no poseen señalizaciones que les indiquen a los visitantes la posible existencia de tiburones en esa área. Es muy poca la información que se tiene de los puntos exactos por donde frecuenta este peligroso pez de dientes muy afilados.

La falta de un rompe olas para impedir el acceso de esta criatura marina a zonas próximas a la orilla, es otro de los factores que mueven a preocupación a quienes gustan de disfrutar de estas playas. La playa de Macao sólo cuenta con algunos letreros en los que se especifica su alto oleaje, y que es una playa de surfistas, por lo que los bañistas deben tener mucho cuidado. Sumado a esto, están los salvavidas colocados en una torre para el mejor avistamiento de quienes están en peligro.

La falta de boyas y rompe olas permiten que cualquier especie marina así como las grandes olas lleguen hasta los espacios marítimos que se supone están habilitados para el uso de los vacacionistas. Las únicas medidas tomadas al respecto es la voz de alerta que dan los propios vendedores de la playa de Uvero Alto, quienes al ver las aletas de los tiburones desde lejos de inmediato advierten a los visitantes para que no entren a la playa a bañarse.

REALIDAD DE MACAO

Las costas de Macao así como la de Uvero Alto, son consideradas como las principales playas públicas de este distrito Verón-Punta Cana. Principalmente Macao, que es la más visitada por quienes desean darse un chapuzón en sus aguas. Los fines de semana, así como durante Semana Santa y épocas de verano, esta playa es abarrotada por cientos de bañistas de todo el país que acuden buscando un buen lugar para descansar.

Esta Semana Santa 2017 no fue la excepción, ya que cientos de bañistas se dieron cita a la playa de Macao. Desde el Jueves Santo se observaban campamentos hechos por visitantes a orillas de esta playa, donde habilitaron casas de campaña, hamacas, fogones para cocinar comida campestre y estacionaron sus vehículos en espacios convertidos en campamentos.

Todo esto indica que pese a los peligros que esta playa representa, los bañistas no dejaron de visitarla. Y con razón, dado que los letreros colocados allí sólo advierten del alto oleaje, sin especificar otros tipos de peligros, como los remolinos que se forman en el interior de esas aguas saladas.

Alfredo Cedano, dueño de uno de los puestos de venta de gorros artesanales en Macao, dijo que en una ocasión se colocaron boyas para señalizar algunas zonas riesgosas dentro del agua, pero que el oleaje las rompió y no las han vuelto a ponerArmando Reid, propietario de la escuela de surfing en Macao, explicó que esa playa es peligrosa, por lo que en la actualidad cuentan con tres torres de salvavidas, lo que entiende ha ayudado bastante a la protección de los bañistas.

Playa Macao, La Altagracia
Playa Macao, La Altagracia

En cuanto a las áreas en las que resulta peligroso bañarse, Reid precisó que no es propicio señalizarlo, porque las mismas varían dependiendo de la dirección y el tamaño del oleaje. “No necesariamente es el mismo sitio siempre. Hay sitios que la mayoría del tiempo el oleaje es igual, y ese lugar lo tenemos señalizado y tenemos una torre frente al sitio”, agregó Reid. Dijo que por lo general en invierno hay una dirección del oleaje bastante constante, por lo que considera puede resultar muy peligrosa en esa época del año.

“La gente se desespera, pero si tú nadas paralelo a la orilla, no pasa nada. Pero si luchas contra la corriente, es cuando está el problema”, resaltó. Sobre estas situaciones el bañista no está enterado, y tampoco se han creado los mecanismos para informarles. No se le dice a los visitantes antes de entra en la playa lo que puede ocurrir en las zonas de mayor peligro.

La escuela “Macao Surf Camp” está funcionando desde el 2009. Reid señala que cuando instaló su escuela en este lugar, en ese lado de playa había poca actividad, pero explica que ya han llegado muchas personas a establecerse allí. Dijo que ellos han sido los pioneros en el programa de salvavidas en esa costa.