PALABRAS DE ALIENTO / Proverbios 3:5

Wanda Rijo.

Wanda Rijo / pastoresrodriguezaw@hotmail.com

Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. El hombre con sus tradiciones y costumbres tiene la habilidad de aislarnos de la presencia de Dios para que sigamos sus ideas propias, planes y proyectos, y sin darnos cuenta hemos avanzado un gran trayecto sin saber que nos hemos desviado del camino al poner la mirada en los hombres y no seguir al modelo, al ejemplo que es: Cristo Jesús.
Volvamos a la palabra, la cual nos guía siempre a seguir a Jesús. Pedro, así nos lo enseñó cuando nos dice: me es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres y sus tradiciones e ideas, proyectos y planes.
Cuando seguimos a Dios a través de su palabra, siempre vamos a seguir el camino correcto, y a permanecer en él, así como el Señor lo estableció; permanezcan en mí y en mi palabra.
Dios una y otra vez nos dice que no nos apartemos de Él y de sus mandamientos porque separados de Él nada podemos hacer y corremos el riesgo de desviarnos del camino con gran facilidad.
Debemos seguirlo a Él porque es el camino, la verdad y la vida. Jamás nos vamos a perder, y nos mantenemos como Moisés, como mirando al invisible.
Cada vez más somos fascinados y encantados con astucia y manipulación por los hombres que quieren ejercer su dominio y control sobre nuestras vidas, logrando así conquistarnos y llevarnos a ser parte de sus tradiciones, costumbres y religiones que nos alejan del Reino y de la vida y de la libertad que Jesús vino a darnos a través de esa relación personal, cercana e íntima con Él y su palabra.
Hoy llamo a aquellos que se habían desviado, extraviado y perdido por causa de seguir a los hombres y sus tradiciones, planes, métodos y religiones. Ven, vuelve!!! Su Presencia y su amor te esperan y su palabra de aliento te guiará a la vida y al camino que Él preparó para ti.
Es tiempo de tener una relación personal con nuestro salvador, El quiere revelarnos los propósitos que tiene en nuestras vidas, es tiempo de confiar en él y no fiarnos en nuestras experiencias, dones, ideas y talentos, ya que nosotros como hombres no nos podemos guiar a nosotros mismos.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews