MI OPINIÓN / La traición de un fenómeno

Leonardo S. Palacio.

Leonardo S. Palacio

[email protected]

Siempre hemos escuchado que los huracanes tienen ojo, pero suponemos que ese ojo no ve, simplemente es el nombre que los científicos les dan a la región de condiciones meteorológicas de dicho fenómenos, tampoco tienen cerebros, o sea, no piensan; sin embargo, y como si hubiese sido algo bien planeado por este huracán de nombre Irma, traicionó a los funcionarios dominicanos, principalmente a los de la provincia La Altagracia.

Quizás la naturaleza también cuenta con la forma de hacer defensa en favor de sus ciudadanos, y este huracán mirando con su ojo biónico las mañas, corrupción e irresponsabilidad de algunos funcionarios, decidió no pasar por la provincia La Altagracia, así no permitir que algunas instituciones se salieran con la suya, y que tomándolo como base hicieran su Navidad en tiempos de calamidades.

No nos cabe la menor duda que de pasar este huracán por nuestra provincia, iban a haber instituciones tratando de justificar millones de pesos en supuestas ayudas, además de agarrarse de este fenómeno para justificar todas las irregularidades que siempre han cometido contra su pueblo.

La traición fue contundente y muy bien recibida por la población, no era para menos; de no ser así, nada nos podía salvar de las garras de esos inconscientes funcionarios, que llamaban y se flotaban las manos para que dicho fenómenos diera al centro de nuestros pueblos.

Escuchando algunos medios de comunicación, oía reiteradas felicitaciones para los funcionarios, esto por la supuesta preparación y precaución que habían puesto en marcha para la llegada del huracán Irma; al mismo tiempo me hacía la pregunta, ¿felicitaciones, por qué?

Será que aún no entendemos que estos funcionarios ganan un sueldo del dinero del pueblo, o sea, de su dinero y del mío para realizar dicha labor.