MI OPINIÓN / La intención de A un desconocido

Leonardo S. Palacio.

[email protected]

La intención puede llegar en cualquier momento, pero no menos cierto que esta debe estar acompañada de ló- gica y realidades; es ahí donde se debe dar pasos firmes y creíbles en nuestro deseo de lograr o hacer realidad una pretensión, de lo contrario, caerá al vacío. Si existe la intención de lograr un cargo electo, debe ser a través de un trabajo con su comunidad, de lo contrario sería cuesta arriba pensar obtener buenos resultados; sin embargo, siempre aparece alguien de la nada buscando hacerse el gracioso, principalmente si cuenta con recursos económicos. Cuando aparece un desconocido buscando cargos políticos, sea electo o por nombramiento, trae consigo celos entre la clase polí- tica, lo que significa que tal candidato tendrá como reto darse a conocer y romper con las barreras que generan las actividades polí- ticas a través del tiempo. Según algunos medios de comunicación, la provincia La Altagracia ya tiene su desconocido aspirando a un cargo político; más el pueblo no le conoce y mucho menos él conoce su pueblo, simplemente un niño adinerado que busca arrancar de las manos lo que otros se han ganado con trabajo y esfuerzo. Los promotores de dicha candidatura buscan por todos los medios llamar la atención de aquel “impostor” en nuestra provincia; sin embargo, no ha generado ningún apoyo, principalmente en Higüey, municipio cabecera; esto, porque nunca ha hecho vida política en dicha comunidad. La supuesta candidatura consiste en una senaduría buscada por el desconocido de nombre Andrés van der Horst, un joven que nunca ha hecho vida social en nuestra comunidad, por lo que tal candidatura no pasará de ser una simple promoción