MI OPINIÓN / Desacierto político en La Altagracia

Leonardo S. Palacio.

Leonardo S. Palacio / [email protected]

Pensar que en este 2020 la provincia La Altagracia no cambie sus autoridades actuales, sería no creer en el futuro y el desarrollo de un pueblo, el municipio como la provincia carecen de una representación auténtica de autoridades que verdaderamente sirvan para lo que fueron elegidos. ¡Higüey carece de autoridades dolientes!
Para algunas ha sido un lujo decir que por más de 40 años son elegidos por su pueblo, pueblo este inocente a la hora de saber cuál es el rol que deben jugar sus autoridades que van a elegir en supuesta defensa de sus comunidades, poca importancia tiene que alguien tenga más años que Matusalén siendo representante de una comunidad sin dejar ningún legado favorable. ¡De que vale!
Se supone que los cambios políticos están en manos de los votantes; sin embargo, la realidad es diferente. Aquí en República Dominicana esos cambios se encuentran en manos de los políticos, ellos deciden quiénes se van y quiénes se quedan. El pueblo toma su decisión para hacer sus cambios vía a las instituciones concernientes a los asuntos electorales y judiciales. Esos llamados políticos son los que realmente tienen el control en decidir sobre un candidato. ¡Qué barbaridad!
La Altagracia supuestamente fue declarada en estado de emergencia, esto por faltarle todos los servicios básicos- sociales; realmente no existe agua potable, tampoco cuenta con servicios cloacales y si lo existe es muy mínimo, además, cuenta con una sola ruta de transporte de Higüey a Santo Domingo, la energía eléctrica poco funciona, entre otras cosas, lo que claramente nos dice que también se debió declarar en emergencia por falta de autoridades competentes. ¡Cuántos cobra cheques!
Sólo nos queda cruzar los dedos para este 2020, pedirle a Dios que ilumine nuestras mentes y podamos decirnos a nosotros mismos que debemos hacer cambios en aras de mejorar las representaciones políticas en bienestar de la colectividad social, los pueblos que tengan verdaderos representantes pueden avanzar, pueden ser escuchados y por demás se le preste más atención vía sus autoridades. ¡Cambiarlos en este 2020 sería lo ideal!
De seguir en manos de los actuales incumbentes políticos desfasados, que hoy gozan en decir que su pueblo siempre los eliges, estaremos condenados al fracaso como sociedad.