LEONARDO PALACIO

Mi opinión: Clamor Popular

LEONARDO PALACIOLeonardo S Palacio /[email protected]

Las elecciones recién pasadas fueron el 15 de mayo de 2016. En nuestra provincia La Altagracia hubo varios candidatos, principalmente en busca de la alcaldía; muchos de ellos sin posibilidades algunas de llegar a ocupar ese cargo, excepto el candidato que fue por el partido del Bloque Institucional Socialdemócrata (BIS), Rafael Duluc (Cholitín).

Sin embargo, por la ignorancia y el yoismo de algunos candidatos, no fue posible hacer alianzas estratégicas para vencer por mucho a menos la actual incumbente del Ayuntamiento.

Para los candidatos a la alcaldía, todos ellos estaban convencidos que iban ser favorecidos con los votos del pueblo; por tal razón, nadie quería ceder, tampoco permitir que se hiciera una encuesta seria y responsable tal y como lo planteaba el candidato del BIS.

Este candidato fue el único que tuvo una propuesta frente a los demás candidatos, dónde por varias ocasiones propuso que se hiciera una encuesta para así sacar al candidato mejor valorado por el pueblo. Esa fue la gran verdad.

Justamente por la coherencia que tuvo Cholitín, tanto con el pueblo como con los demás candidatos, hoy goza del apoyo y respeto de todo aquel que creyó en él y en el proyecto de nombre: “Ahora le toca a Higüey”.

Recordar que las elecciones municipales ahora serán él 20 de febrero del año 2020. Quizás para algunos, falta mucho tiempo; sin embargo, en política siempre se debe estar activo, más cuando se tiene un compromiso moral con los ciudadanos que tengan algo mejor en cuanto a las autoridades municipales.

Algunos presidentes de partidos en la provincia La Altagracia han estado haciendo contacto con Cholitín para empezar a preparar la maquinaria de su candidatura. Estos acercamientos se están dando, porque muchos partidos políticos y sus dirigentes saben que de hecho Cholitín será el candidato a vencer en el 2020.

Según lo expresado por el pueblo, en Higüey ganó claramente Cholitín, más una Junta amañada y en complicidad con algunas autoridades, no fue posible que esa institución tuviera la seriedad en declarar a ese candidato como el vencedor de esa contienda política.