OCURRENCIAS / Fortalecer la identidad cultural es una necesidad

Sonia Castillo.
Sonia Castillo.

Sonia Castillo / [email protected]

La identidad cultural es el conjunto de valores, tradiciones, símbolos, creencias y modos de comportamiento que fundamenta el sentimiento de pertenencia a una comunidad.

República Dominicana se nutre de la mezcla de raíces taínas africanas y españolas; y me atrevo a decir que es la multidiversidad lo que nos hace ricos en tradiciones. Con una historia de más de quinientos años, nuestra media isla debería ser reconocida más que por sus playas, por su historia.

Y como la cultura envuelve todos los aspectos de la vida de los individuos; si se trata de historia y cultura, los Altagracianos tenemos de sobra. Pero es triste reconocer que nuestra identidad cultural ha ido languideciendo.

Por mi edad no puedo dar testimonio, pero mis abuelos, padres y tíos me relatan con mucho entusiasmo las hermosas tradiciones de nuestro Higuey, que hoy en día han quedado casi al punto del olvido.

No sabemos si es por falta de disposición, o por la transculturación a la que ha sido sometida nuestra provincia, pero independientemente de todas las circunstancias que se pudieran mencionar como causa de la pérdida de las tradiciones, debemos reconocer que nos hemos convertido en un pueblo con necesidad de identidad.

La Comisión Civil de Desarrollo de la Provincia La Altagracia (Cocdepal), es una institución que ha decidido unir fuerzas con el fin de recuperar y fomentar la identidad cultural del Altagraciano. Con distintas actividades programadas de manera estratégica buscan resaltar nuestras tradiciones, y al mismo tiempo crear nuevas costumbres. Acción esta que aplaudo, porque no existe en mí un deseo mayor, que no sea el progreso de mi pueblo.

Pero para que esta revolución cultural tenga lugar, se necesita la integración de toda la sociedad. Y para que el fortalecimiento de la identidad altagraciana sea un hecho, urge respaldar de manera más entusiasta las iniciativas que promueven estas actividades culturales, y abrazarlas desde ya como parte de nuestra idiosincrasia. Porque sólo a través del fortalecimiento de la cultura, es que la identidad de un pueblo prevalece.