Nueva ruta de transporte desata conflicto y denuncias de corrupción en La Romana

Edgar Moreta 

LA ROMANA. La creación de una nueva de ruta de transporte en esta ciudad ha sido el caldo de cultivo de un conflicto que mantiene enfrentadas a las autoridades gubernamentales y municipales de este pueblo, quienes se acusan de haber aceptado dinero para aprobar este trayecto interurbano.

Se trata de la “Ruta C”, que pretende hacer un recorrido por lugares que no acceden otras, como la “Ruta A” y la “Ruta B”, además de las comúnmente llamadas guagüitas, tanto las que se dirigen al municipio de Villa Hermosa como las que transitan desde el municipio cabecera hasta el Distrito Municipal Caleta.

Las flotillas que serán utilizadas en esta nueva ruta serán automó- viles marca Hyundai Sonata, con sistema de gas, color naranja, los cuales estarán en buenas condiciones e identificados para evitar actos delictivos. También, vendrán con internet inalámbrico (Wifi) incluido y aire acondicionado.

Se podrá solicitar el servicio a través de una aplicación y sólo montarán cuatro pasajeros, uno delante y tres en la parte trasera, al menos así lo explicó el ideólogo de este proyecto, el empresario José Luis Núñez. “Nosotros venimos a beneficiar al pueblo de La Romana. Ya es justo que reciba otro tipo de servicio, con mayor comodidad, y no pasaremos por ningún tramo de las rutas que hay actualmente. Este es un plan que en Panamá tuvo muy buenos resultados”, añadió Núñez.

“Tremendo disparate”

Sin embargo, el gobernador provincial de La Romana, Teodoro Ursino Reyes, calificó como “un tremendo disparate” esta iniciativa, ya que a su juicio esto se realizó sin ningún tipo de estudio de factibilidad y desapegada totalmente de la ley. Incluso, Ursino Reyes dice que sospecha que se utilizaron recursos para comprar voluntades, debido a la forma unánime en que se aprobó este proyecto.

“Que no se hagan ilusiones, que si no tienen la consideración de la ley, mientras yo sea gobernador esa ruta no va, para que todos estemos claro”, advirtió el representante del Poder Ejecutivo en la provincia. Y dijo más. “Si es el Estado que la va hacer, tienen necesariamente que hacerla bajo un consenso, y que ahí intervengan los que viven del trasporte, lo que siempre han vivido de esto, porque sería un abuso, que porque usted tenga dinero pueda aprovecharse”.

El gobernador afirma que los regidores se adelantaron, y que debieron aprobar este proyecto cuando entre en vigencia la nueva Ley 63-17, de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, que crea el Instituto de Transporte (Intran), y cuando  haya un reglamento de funcionamiento. Con respecto a la posible alteración del orden público, Ursino Reyes afirmó que tiene el control de la tranquilidad y la paz que exhibe la ciudad de La Romana.

“Tenemos el dominio absoluto, para garantizarle el orden a nuestro pueblo”, aseguró el gobernador. Mientras que el empresario del transporte Antonio Mejía (Pasitico) entiende que la Ruta C no puede ser posible. Dice que el Ayuntamiento no estaba en el mejor momento para aprobar dicho proyecto, que aseguró es ilegal.

Entiende que esto puede alterar la tranquilidad de este pueblo. Indicó que por lo que debe velar el Consejo de Regidores es porque haya un saneamiento en el transporte interurbano, eliminando los vehículos que se encuentren en muy mal estado.

Regidores se defienden

El Consejo de Regidores aprobó para unanimidad, el pasado 15 de marzo, durante la circulación de esta nueva ruta, presentando las unidades que tendría y como sería el trayecto de la misma. El concejal Yesser Bautista justifica la aprobación alegando que el crecimiento al que está sometido el municipio cabecera así lo amerita.

“Creemos que La Romana ha ido  en crecimiento, y por ende hay una compañía de transporte que ha solicitado (una nueva ruta), para llegar a muchísimos lugares donde las otras rutas no llegan”, explicó Bautista. Este regidor entiende que todo lo que se hizo fue apegado a la ley 176- 07, de los Municipios y el Distrito Nacional, que establece en su artículo 19 que son competencias de la alcaldía “el ordenamiento del territorio, planeamiento urbano, gestión de suelo, ordenar y reglamentar el transporte público urbano”.

Mientras tanto, el presidente del Consejo de Regidores, Ramón Rosario, expresó que no tiene ninguna sociedad con empresas prestadoras de este servicio. Asegura que a ninguno de los regidores se les ofreció dinero para aprobar dicho proyecto, el cual dice satisface las necesidades de transporte que pide la ciudadanía romanense. Rosario arremetió contra las autoridades congresuales de la provincia, diciendo que ellos sí tienen inversiones en el sector transporte y ven afectados sus intereses con esta nueva ruta. “No tengo ni voy a tener sociedad, hasta el momento, con ninguna compañía de estas.

Choferes Rubén Francisco Sánchez y Pedro Pierre
Choferes Rubén Francisco Sánchez y Pedro Pierre

Es muy fácil decir que este Consejo de Regidores, conformado por 13 concejales de tres partidos diferentes, tomaron dinero, porque aprobaron a unanimidad este proyecto. Pero eso es para denigrar y tratar de quitarle el peso que tiene esta iniciativa” argumentó Rosario. En respuesta a las palabras del gobernador, añadió que “una resolución tumba una resolución”, y que ya esta ruta cuenta con el aval del Ayuntamiento para accionar en el lugar.

Dijo que no descarta la posibilidad de un diálogo para tratar de solucionar este impase. Choferes disgutados Los choferes de la Ruta A dicen que nunca se han opuesto a un nuevo trayecto, pero que no es posible, ya que hay muchos carros parados debido a la poca afluencia de pasajeros. “Tenemos 250 unidades paradas, de 500 automóviles que tenemos interdiario. Trabajando hay 150, al igual que la ruta B, que tiene más de 100 carros parados”, explicó el chofer Rubén Francisco Sánchez.

Aseguró que “con lo que conseguimos diario no pagamos ni los vehículos, y por lo tanto nos oponemos a esto”, añadió este chofer. Estos sugieren que se cree una nueva ruta, pero contando con ellos, para dar movilidad a los choferes que están inactivos. Los trabajadores del volante declararon que hace tres años se realizó una propuesta para cubrir parte de varios lugares de esta ciudad donde no había transporte interurbano, pero esta fue rechazada por las autoridades de entonces.

“Andamos carros encima de carros. Ellos que se preparen, que esa ruta no va; tienen el poder y dinero, pero estamos decididos a lo que sea”, adelantaron. Personas de la vida pública de esta provincia entienden que más de crearse un nuevo trayecto, sería ideal modificar las ya existentes, dotándolas de unidades que se encuentran inactivas y desplazándose por zonas donde no hay transporte de ningún tipo.

El pueblo espera la solución de este conflicto, ya que de no ser así retornaría una crisis a este sector en La Romana, en momentos donde aún se puede disfrutar de cierta tranquilidad.