Moradores de sector Las Siete Lagunas se sienten abandonados por las autoridades

HIGÜEY. Las Siete Lagunas es una de las tantas comunidades de esta ciudad que demanda al menos un poco más de atención por parte de las autoridades competentes, pues se sienten olvidados por el deterioro en el que se encuentran sus calles y la contaminación que abunda en sus alrededores.

Los moradores aseguran que para los gobernantes esta comunidad no existe, dado a que viven rodeados de desechos sólidos, inseguridad, fallas en el servicio de la energía eléctrica y aguas putrefactas provenientes de la planta de tratamiento, que afectan considerablemente la calidad de vida de cada uno de ellos.
El panorama en todas sus calles no es nada alentador.

Al llegar a Villa Esperanza las vías en mal estado sin asfaltar, la basura regada por todos lados y los malos olores, constituyen un grave problema para sus residentes que dicen no acostumbrarse a desarrollar un estilo de vida rodeado de tantas necesidades que de manera constante exigen a las autoridades nacionales, provinciales y municipales.

Planta de tratamiento del agua coloacal

El señor Héctor Julio Reinoso, habitante de la comunidad, manifestó que en la zona también carecen de construcciones de aceras y contenes que asegura han sido prometidas por los gobernantes y hasta la fecha no han cumplido con la promesa, lo cual se requiere con urgencia en aras de mejorar el funcionamiento de las calles.

“Tampoco hay una cancha deportiva para nuestros jóvenes, se va la luz a cada rato y los tigres hacen de las suyas robando a todo el que pase. Los políticos vienen, dicen cuatro cosas para hacernos creer que van a cumplir se van dejándonos los mismo problemas quién sabe hasta cuándo”, dijo.

Sin embargo, Reinosa aseguró sí se han construido unas pocas aceras, pero que en sectores donde los gobernantes saben que obtuvieron una importante cantidad de votos en los procesos electorales pasados, no así beneficiando a toda la comunidad como realmente merece.

Igualmente, la señora Alicia Santillana, propietaria de un colmado, indicó que cuando llueve las calles de Las Siete Lagunas le hacen honor al nombre de esta populosa zona de Higüey.

“Verdaderamente, es una laguna de charco las vías de la comunidad, lo que dificulta caminar y llegar a nuestras casas, porque hay que hacerlo saltando de un lado a otro para no ensuciarnos, y de paso con unas buenas chancletas de goma”, señaló Reinosa.

Aseveró que en el tiempo que lleva habitando la comunidad no ha visto la presencia de las autoridades, con el fin de solucionar todos estos problemas que aquejan a los moradores y que los afecta principalmente en el desarrollo de su calidad de vida.

Autoridades conocen necesidades Para el presidente de la Junta de Vecinos “Cristo Rey”, Patricio Pache Pérez, las autoridades conocen “perfectamente” las necesidades de cada uno de los sectores que conforman Las Siete Lagunas, pues asegura que han consignado varios documentos ante diversos entes gubernamentales, informando de todas y cada una de las problemáticas que durante años han venido atravesando, sin obtener respuestas positivas y alentadoras de los planteamientos expuestos.

“Las condiciones de la comunidad cada día empeoran y nuestra gran preocupación es la falta de respuesta de las autoridades y entes competentes. Aquí vivimos olvidado, rodeados de basura, con las aguas putrefactas de la planta de tratamiento, la inseguridad y llenos de polvo que sale de la carretera que no está asfaltada”, refirió.

Pache Pérez sin embargo agregó que la comunidad Las Siete Lagunas fue incluida en las jornadas de Presupuesto Participativo que desarrolló el Ayuntamiento Municipal de Higüey, para lo cual se asignaron unos RD$ 2 millones, que contemplan la construcción de aceras y contenes en el sector Reina Hernández, trabajos previstos a ejecutar durante este año.

También, precisó el dirigente comunitario que en 2016 se realizaron aceras y contenes en los sectores Hermana Mirabal y Anacaona, las cuales no se han culminado completamente puesto que falta solo el caliche.

En cuanto al servicio de la recolección de la basura, destacó que los camiones del aseo pasan unas dos veces al día, pero cuando estos presenta fallas esperan hasta 8 días para que sean recogidos los dese- “Las condiciones de la comunidad cada día empeoran y nuestra gran preocupación es la falta de respuesta de las autoridades y entes competentes”, “Cristo Rey”, Patricio Pache Pérez, presidente de la Junta de Vecinos.

El lugar luce en total abandono, repleto de basura y gran cantidad de escombros, además de malos olores fuertemente penetrantes que hacen insoportable la permanencia de asentamientos humanos en los alrededores.

El presidente de la Junta de Vecinos “Cristo Rey”, Patricio Pache Pérez, pidió una pronta solución al respecto por parte del Instituto Nacional de Agua Potable y Alcantarillados (Inapa), puesto que de Planta de tratamiento colapsada por la cantidad de basura y las descargas de aguas residuales generan malos olores.

El asfaltado es otro de los problemas que los moradores estiman sea solucionado por las autoridades continuar la situación generaría un brote de enfermedades de la piel en los moradores, quienes son los principales afectados.

“La planta de tratamiento fue construida para tener unos 20 años de vida útil, pero que ha colapsado y amerita la intervención del Inapa para resolver el problema que consideramos grave.

Las heces fecales también se desbordan y quedan esparcidas por el lugar, lo cual incrementa considerablemente el grado de contaminación e incide en la salud de las personas”, acotó el dirigente comunitario.

Asimismo, atribuyó el problema a la falta de atención de las autoridades y de las personas que sin conciencia alguna también arrojan gran cantidad desechos a la planta, generando la obstaculización de las aguas que generan olores fétidos e insoportables.