Medicinas y suministros, otro dolor de cabeza para centros de salud de Verón-Punta Cana

  • La UNAP de El Saldo atiende diariamente entre 18 y 25 pacientes, y mensualmente de 300 a 350 pacientes. La doctora Cabrera precisó que cuando los medicamentos se terminan, llaman al supervisor y a través de él solicitan que otra UNAP les preste lo que necesita.

Génesis Pache /[email protected]

Verón. Los medicamentos y suministros que el Ministerio de Salud Pública envía para el área de emergencias a las Unidades de Atención Primaria (UNAP) de este distrito municipal no son suficientes para la cantidad de pacientes que reciben estos centros sanitarios públicos. En el caso de la Unidad de Atención Primaria de Verón, su director, el doctor Starkys Calvillo, precisó que estos insumos que se usan en las emergencias nunca han sido suficientes, y citó entre esos medicamentos inyectables, gasas, hilos y guantes. Esta misma situación ocurre con las otras dos UNAPs de este distrito municipal.

Blanca Rosa Mayans, directora de la UNAP de Bávaro, dijo que “no son suficientes (los medicamentos); casi siempre nos hacen falta. Y no vienen los que uno necesita, porque las enfermedades son variables. Entonces, quizás viene un paciente a buscar el tratamiento y justamente ese no lo envían o mandan pocos”.

Rossy Cabrera, médico asistente de la Unidad de Atención Primaria de El Salado, coincide con Calvillo en que los medicamentos y utensilios que más rápido se les acaban son los utilizados en las emergencias, tales como los analgésicos, hilos de sutura, gazas, los equipos desechables, las jeringas y guantes.

PROCEDENCIA

Los medicamentos y suministros que reciben estas Unidades de Atención Primaria provienen del Ministerio de Salud Pública, a través del Sistema Nacional de Salud. Estos llegan por medio del distribuidor oficial del Estado, que es el Programa de Medicamentos Esenciales (Promese). Calvillo destacó que en el caso de la UNAP de Verón la otra parte de los medicamentos son donaciones de diferentes instituciones, como de The Edward Via College of Osteopathic Medicine (Vcom) y Fundación Grupo Puntacana.

Dijo que luego que se realizan los operativos médicos en coordinación con Vcom y Fundación Grupo Puntacana, los medicamentos restantes son donados a la UNAP de Verón. Las donaciones de Vcom son cada cuatro meses.

También, la institución La Orden de Malta hace un donativo a través de Fundación Grupo Puntacana, dos veces al año, la cual regala una considerable cantidad de medicamentos, muletas y sillas de ruedas. La UNAP de El Salado también ha recibido donaciones de instituciones, entre ellas algunos ranchos de excursiones de la zona que en ocasiones les han dado medicamentos. Mayans manifestó que a veces van personas que tienen medicamentos y los donan.

“Esas donaciones las recibimos con los brazos abiertos, pero algunas están al vencerse demasiado rápido o no son de la demanda que tenemos aquí en el centro. La primera donación que recibí fue de medicamentos psiquiátricos, pero aquí no se ven pacientes psiquiátricos”, precisó. Las donaciones que recibe esta UNAP no son grandes; son en pequeñas cantidades, por lo que es mínima la ayuda que recibe del sector privado.

PEDIDOS

Hospital Verón-Punta Cana
Unidad de Atención Primaria de Verón-Punta Cana.

Los medicamentos están supuestos a llegar mensualmente a las Unidades de Atención Primaria, pero en ocasiones tienden a tardar más de ese tiempo. Calvillo especificó que a través de los Servicios Regionales de Salud se supone que los medicamentos lleguen mensualmente, pero a veces pueden tardar un poquito más.

Dijo que en ocasiones le hacen un pedido extra y se los envían, porque se les acaban temprano. Cabrera, de la UNAP de El Salado, indicó que el pedido de estos medicamentos se hace mensualmente, y los reciben cada mes y medio, pero la población con la que trabaja es muy grande. Los medicamentos que reciben en cantidades suficientes son para pacientes crónicos, como los diabéticos hipertensos, falsemicos y para las mujeres embarazadas.

Mayans explicó que tienen un formulario que lo llenan mensualmente, y lo depositan en la Gerencia Área de Salud, y ellos los envían hacia el almacén desde donde los despachan por provincias, y de ahí por centros de salud. Precisó que en realidad los medicamentos deberían llegarles mensualmente, pero a veces duran dos y tres meses para llegar.

En estas policlínicas o centros de atención pública, los medicamentos que llegan en cantidades suficientes son las tabletas y jarabes para consultas. También, los medicamentos para pacientes crónicos siempre están disponibles en estos centros.

PACIENTES

Según el Modelo de Atención para el Sistema Nacional de Salud de la República Dominicana, cada UNAP tendrá una influencia territorial en un ámbito poblacional correspondiente a 2,500 habitantes, como máximo. Las UNAPs deben atender un promedio de 500 a 700 familias. Sin embargo, la UNAP de Verón recibe mensualmente de 3,000 a 4,000 pacientes.

Cuando se les terminan los medicamentos, según expresó Calvillo, el centro se encarga de comprarlos con el dinero que cobran por los servicios de laboratorio y sonografía. “Con ese dinero, la clínica trata de suplir un poco la emergencia, los más que pueda. Pero una realidad es que no tenemos suficiente. Lo que nosotros pedimos, no es lo que nos llega”, advirtió.

En aquellos casos en que llegan pacientes con enfermedades para las cuales Salud Pública no envía medicamentos, lo policlínica trata de conseguírselos o se les prescribe (hace una receta), para que un familiar vaya y se lo consiga.

La UNAP de El Saldo atiende diariamente entre 18 y 25 pacientes, y mensualmente de 300 a 350 pacientes. La doctora Cabrera precisó que cuando los medicamentos se terminan, llaman al supervisor y a través de él solicitan que otra UNAP les preste lo que necesitan.

“Algunos medicamentos que no llegan a través de Promese Cal, porque ellos no los distribuyen, los prescribimos y el paciente debe comprarlo. Cuando el medicamento requerido no es de los que envía Promese, entonces hacemos una receta o lo referimos al Hospital Nuestra Señora de La Altagracia”, señaló Cabrera.

La UNAP de Bávaro recibe mensualmente unos 1,300 pacientes. Cuando los medicamentos se acaban, Mayans dijo que se le hace un reporte a través del coordinador de zona, para que los pida a un almacén con medicamentos en existencia para toda la región Este, y a medida que llegan los pedidos es que los van despachando.