La Isla Saona tiene 110 kilómetros cuadrados.

Mano Juan, un hermoso paraíso natural privado de servicios básicos

María Herrera y Edgar Moreta / [email protected]

ISLA SAONA, LA ROMANA. El poblado de Mano Juan, en la isla Saona, es una hermosa reserva natural de aguas turquesas, palmeras exuberantes, y arenas blancas adornadas por coloridas casas, que en su parte frontal tienen artículos artesanales que están a la venta para el turista.

Sin embargo, este poblado presenta necesidades de servicios tan fundamentales como el agua potable y energía eléctrica. Tampoco tiene comercios de ventas de alimentos, por lo que la vida allí se hace más costosa. Albertina Valdez, residentes de más de 30 años en esta isla, dijo que uno de los problemas principales de allí es la falta de agua.

Y es cierto, las personas que residen en esta localidad no tienen agua dulce para bañarse ni para realizar sus labores domésticas cotidianas, ya que toda es salada. Hay unos pozos, sin embargo, de las que extraen agua que según los comunitarios no es tan salada. “Es una calamidad; cuando llega la sequía, nosotros no tenemos agua.

Muchas personas la guardan en tinaco, cuando llueve, pero hay veces que cuando se acaba el agua, porque hace mucho tiempo que no llueve, hay que comprarla afuera. Un botellón de agua aquí cuesta 80 pesos; aquí la vida es cara, porque esto es una zona turística”, narró Valdez.

Dijo que hay que pagar un transMano Juan, un hermoso paraíso natural privado de servicios básicos porte desde La Romana, para trasladar las mercancías hasta la isla, en un barquito que va cada cierto día, por lo que todo el que vaya a hacer sus compras utiliza esa embarcación. Señaló que el transporte también es caro hasta por Bayahibe, con un costo de 500 pesos, de ida y vuelta.

La isla Saona tiene 110 kilómetros cuadrados. Desde la comunidad de Mano Juan hasta Catuán, hay 10 kilómetros de distancia y el costo para trasladarse en motoconcho es de 200 pesos, los cuales se duplican para los que tienen que ir y volver a su comunidad. Como fuentes de empleo para el sustento de la población esta isla cuenta con el turismo, la pesca, puestos de comidas para el turista.

Según los residentes de Mano Juan, antes había muchos víveres y vacas, pero ahora es una zona protegida, y no se permite este tipo de actividades.

Guías turísticos

Otro de los problemas que también están enfrentando en la isla es el tema de los guías turísticos. Los moradores cuentan que los guías turísticos se dan a la tarea de decirles a los turistas que van a isla que no lleven dinero para comprar, porque allí no hay nada. “Incluso, han venido turistas que cuando llegan aquí hablan con nosotros, italianos y españoles.

Y ellos dicen ‘pero por qué nos han dicho esto, si hay tantas cosas bonitas en esta isla, que nosotros podemos comprar”, cuenta la señora Valdez. Señalan que los guías turísticos prefieren llevar a los visitantes a las tiendas de venta de diversos tipos de accesorios, lo que va en detrimento de las personas que tienen negocios con otras clases de mercancías.

Indican que los guías turísticos hacen esto en busca de ganancias que por concepto de ventas obtienen de esas tiendas. Por todo esto, la gente de Mano Juan está diligenciando ante el Ayuntamiento de La Romana, para que intervenga ante esta realidad que los afecta, estudiando alguna vía alterna para conseguir el sustento de sus familias.