Madres y líderes comunitarias que han marcado precedentes en Verón-Punta Cana

Génesis Pache / [email protected]

El Distrito Municipal Verón-Punta Cana cuenta actualmente con 44 juntas de vecinos, desplegadas desde Las Jardas de Verón, hasta La Ceiba de El Salado. Catorce de estas organizaciones sociales son dirigidas por mujeres, las que dividen sus vidas en los roles de madres y de líderes comunitarias responsables del bienestar de los suyos.

Cada una de ellas vela por los más necesitados y encarecidos de su sector, buscan mejorar las condiciones en que se vive en la localidad que les ha tocado representar. Se ocupan a la par de su trabajo como madres dedicadas y esposas ejemplares. Aconsejan a las madres en estos tiempos difíciles a acercarse a sus hijos y convertirse más que en sus madres en amigas para poder identificar lo que les afecta

MARÍA BERROA

Presidenta de la Junta de Vecinos del Sector El Cajuil María desempeña su labor en una comunidad aislada, situación que magnifica su trabajo porque en ocasiones las autoridades se olvidan de su sector. A altas horas de la noche debe encargarse de trasladar a los enfermos, porque en El Cajuil no hay otros medios para brindarles ayuda.

FANNY MONTILLA

Presidenta de la Junta de Vecinos de Tabalta, La Ceiba Fanny tiene tres años a cargo de su sector. Ha vivido toda su vida en su comunidad, nació y se crio allí. Se interesó por las labores comunitarias porque los residentes de allí le pidieron que fuera ella quien los representara.

ALTAGRACIA POUERIET

Presidenta de la Junta de Vecinos Brisas de Punta Can y del Polígono I “Para mi todos los roles son importantes, y trato de dedicarle a todo el esfuerzo que ameritan, porque entiendo que las cosas se tienen que hacer bien”, indica. Es empresaria, madre, comunitaria, esposa, amiga y dirigente. Reconoce que la labor que ellas como mujeres realizan en sus comunidades es importante, porque a veces tienen limitaciones y aun así dan el todo por el todo.

MILDRED ROCIÓ RAMÍREZ

Presidenta de la Junta de Vecinos de La Cristinita Mildred tiene once años de vivir en La Cristinita, trabajando con su comunidad tiene seis años, pero como presidenta lleva un año y cinco meses. Es madre de cuatro hijos, por lo que solo se ha dedicado a estas dos labores. Su trabajo de empresaria trata de desarrollarlo en el mismo entono de la labor en su barrio.

ELVIRA ASTACIO

Durante su visita a Grupo de Medios EB, compartiendo con Rossanna Figueroa, directora de BávaroNews.

Presidenta de la Junta de Vecinos de Samaritano I Doña Elvira, con 67 años de edad, es madre de diez hijos, de los que le sobreviven siete. Ella crió sus hijos con su trabajo, llegó a tener dos horarios laborales. Fue cobradora de guagua por cinco años para sustentar su familia. Como no pudo estudiar en su niñez, lo está haciendo ahora, actualmente está en quinto de básica. Como líder comunitaria lleva varios años, pero viviendo en Verón tiene 24 años.

SANTA GARCÍA

Presidenta de la Junta de Vecinos de Cañada Honda Su labor como presidenta de su sector lleva más de dos años, porque ha sido relegida. Explica que lo más importante es tener amor y que cuando se tiene amor por el prójimo pues lo da todo por él. Lleva 12 años en Ca- ñada Honda. Tiene tres hijos, a los que crió ella sola. Para García, el trabajo comunitario hay que sentir hacerlo desde dentro del ser humano, porque a ella siempre le gustó la labor social, desde antes de ser madre.

YESENIA MERCEDES

Presidenta de la Junta de Vecinos Ensanche Boulevard Yesenia es madre de cinco hijos, y debe jugar los roles de madres y comunitaria; lo que para esta mujer le es difícil, porque debe dejar el hogar para ir en ayuda de quienes viven en su sector. Siente que la falta de integración de quienes viven allí en Ensanche Boulevard también le complica la situación.

ISABEL LEONARDO MOTA (MARÍA VILLA PLAYWOOD)

Presidenta de la Junta de Vecinos de Villa Esperanza y del Polígono II María se levanta todos los días a las 5:00 de la mañana a preparar sus yaniqueques y empanadas para venderlas. A las 7:00 organiza la escuela comunitaria que ha creado en su sector y recibe a los niños que asisten allí. Los días sábado va a la universidad a completar sus estudios para convertirse en profesora, para más adelante estudiar para ser abogada. Los domingos los dedica a su casa, aunque siempre tiene que resolver los problemas de su comunidad. “Casi nunca tengo tiempo para comer, tengo que comer caminado”, cuenta María.

LUISA YAN

Presidenta de la junta de vecinos de Samaritano II Para Luisa las labores que realizan le resultan difíciles porque en ocasiones tiene que dejar sus problemas personales para dedicarse a los problemas de la comunidad. “A veces me exigen mucho mi esposo y mis hijos porque me dedico más a los temas de la comunidad”, señala Luisa es madre de dos hijos. Como presidenta de la junta de vecinos de su sector lleva ocho meses, pero ya tiene varios años viviendo en Verón.

ÁNGELA MOTA

Presidenta de la junta de vecino de Villas del Mar Es madre de tres hijos. Lleva ya cuatro años en este sector que es relativamente nuevo en el distrito. Comparte los roles de madre y comunitaria, pero lo ve de forma compleja, porque ambos demandan de mucho tiempo. Aconseja a las madres a que saquen tiempo para velar por sus hijos.

ROSANNY FAMILIA

Presidenta de la junta de vecinos de los Altos de Friusa Su rol como comunitaria lo describe como: “realmente es muy difícil, porque las personas allí tienen poca voluntad de colaborar, se convocan a reuniones y pocos van, pero entienden que tú tienes la obligación de resolver todos los problemas”, advierte.