Vertedero en la carretera Verón-Punta Cana.

Los vertederos improvisados desbordan la capacidad de respuesta de Junta Municipal de Verón-Punta Cana

Martín Sánchez / [email protected]

Ramón Ramírez, director de la Junta Municipal.

Verón. El tema de la basura es un dolor de cabeza para cualquier ayuntamiento de la República Dominicana. Y no solo porque deben destinar mucho dinero sin nada a cambio, sino porque deben enfrentar la mala educación de algunas personas que lanzan desperdicios en las vías, sin temor al castigo que por esta razón impone la ley 120-99.

Y es que en el caso del Distrito Municipal Verón-Punta Cana, la irresponsabilidad de algunos munícipes y el poco control que ha tenido la Junta Municipal ha provocado que se produzcan alrededor de 15 vertederos improvisados, trayendo como consecuencia una mala percepción de la zona ante cientos de turistas que circulan por sus vías.

Cada día, la Junta Municipal recoge más de  65 toneladas de basura, sin contar las zonas privadas de Punta Cana y los hoteles, esfuerzo que no ha sido suficientes para contrarrestar esta mala práctica.

Los vertederos improvisados se localizan, principalmente, en los barrios de Verón, según pudo contactar el equipo de BávaroNews, durante un recorrido realizado por esos lugares. En el ensanche Punta Cana, detrás de la parroquia de la Iglesia católica, hay un enorme vertedero improvisado provocado por los imprudentes inquilinos de un condominio, que prefieren esta forma antes que sacar la basura hacia un lugar visible para que los camiones recolectores la recojan.

Dicho vertedero podría ser un mal para ellos mismos, con la proliferación de plagas y mosquitos. Mientras que en la carretera Verón-Punta Cana, se pudo observar otros vertederos improvisados, siendo el más notable el que está ubicado frente a una plaza donde opera un repuesto de vehículos y un car wash.

Asimismo, en Friusa, uno de los sectores más arrabalizados del distrito municipal, en la prolongación de la avenida España, se pueden observar montones de basura.

Jochi Echavarría, encargado de Aseo Urbano.

CASTIGARÁN A IMPRUDENTES

Algunos “piratas” recogen basura por paga y lanzan la basura en solares baldíos, dando origen a mini vertederos. La situación ha provocado que la Junta Municipal tome medidas al respecto.

Es por esto que el director de la Junta Municipal, Ramón Martínez (Manolito) advirtió que aquellas personas que recojan la basura en los barrios y no la lleve al vertedero tendrán problemas con la ley.

“Les dimos un plazo prudente, pero sí continúan haciendo eso en los próximos días los vamos a someter (a la justicia)”, indicó Ramírez. Aclaró que no es que no sigan haciendo su trabajo, sino que lleven la basura al vertedero y no le creen una mala situación a la Junta Municipal.

El director municipal informó que están reparando dos camiones para integrarlos a una flota de ocho camiones –seis compactadores y dos camiones abiertos-.

Sobre este problema, Jochi Echavarría, contratista de limpieza de la Junta Municipal, indicó que cada día, solamente en Verón, dispone de cuatro camiones compactadores.

También, fue incorporada una pala mecánica y un camión abierto para recoger los desperdicios. Esto se debe “a que los residentes de esta zona no han adquirido la educación. La gente, como forma más rápida, lanza la basura al patio”, precisa Echavarría.

Desde la doble vía hasta Villa Europa, la Junta Municipal eliminó 12 vertederos improvisados, según manifiesta Echavarría. Para evitar eso, dispusieron que policías municipales hagan guardia en esos puntos. Tienen también en agenda aplicar la Ley 120-99 contra los infractores. Esta ley “prohíbe a toda persona física o moral tirar desperdicios sólidos y de cualesquiera naturaleza en calles, aceras, parques, carreteras, contenes, caminos, balnearios, mares, ríos, etc”. El artículo 4 precisa: “Las personas que sean sorprendidas tirando basura, desechos o desperdicios de cualquier tipo, del tamaño que fuere, en los lugares públicos, serán condenados a las penas de dos (2) hasta diez (10) días de prisión o multas de quinientos (RD$500.00) a mil (RD$ 1,000.00) pesos, o ambas penas a la vez”.

Ramírez advierte que serán fuertes con la ley, porque “no podemos permitir que la salud de la comunidad colapse por culta de desaprensivos”. Acorde con el calendario de operación de los camiones, estas unidades entran dos veces por semana a los barrios de Verón, Juanillo y Cabeza de Toro.

Sobre los centros comerciales de la zona, Echavarría manifestó que con ellos no hay problema porque ellos mismos tienen sus depósitos. En tanto que Alfredo Samboy, encargado de la recogida de basura en Bávaro y Friusa, expresó que la cantidad de basura que se produce en aquella zona por día supera las 20 toneladas.

En Friusa, donde se estima que viven más de 20 personas en alrededor de 4,200 metros cuadrados, esta situación ha sido una gran incomodidad para ellos. Cada día, se producen más vertederos improvisados. Esto se debe, según Samboy, a que la mayoría de las personas viven en habitaciones, sin espacio, lo que les obliga a lanzar los desperdicios en las calles, debido a que no tienen donde acumularla. Para contrarrestar el problema, en Friusa hay un camión activo desde horas de la mañana hasta la tarde, de lunes a sábado hasta el mediodía. Pero el día más difícil, según manifiesta Samboy, es el lunes, “cuando encontramos basura como si nunca hubiese pasado un camión”.

Precisa que a diferencia de Friusa, las zonas de Los Corales y White Sand, tienen donde depositar los desperdicios, por lo que ahí no hay dificultad para recogerla.

En adicción a la basura, el desorden se empeora cuando llueve, debido a la falta de filtrantes para el drenaje pluvial, lo que causa que el agua se acumule junto a los desperdicios, provocando el surgimiento de brotes de enfermedades.