Los afectados del huracàn se quejaron de no haber recibido ayuda de las autoridades

Los afectados del huracán María “pagaron con hambre” incoordinación de autoridades locales

Los afectados del huracàn se quejaron de no haber recibido ayuda de las autoridades
Los afectados del huracàn se quejaron de no haber recibido ayuda de las autoridades

VERÓN. A pesar de que anunciaron un plan de emergencias en el Distrito Verón-Punta Cana para enfrentar los estragos del huracán María en esta demarcación, la incoordinación de las autoridades locales puso la nota disonante en la jornada de asistencia que debió socorrer a los afectados de este fenómeno atmosférico.

Este desorden, en lo que debió ser un plan coordinado, se puso de manifiesto en que ni siquiera los responsables de los organismos de socorro de esta comunidad estaban en sesión permanente, como dispone el protocolo para situaciones de emergencias.

El mismo día en que estaba previsto el paso del huracán por las costas de la región Este del país, reporteros de este semanario se comunicaron con el coronel jefe de los Bomberos de Verón Punta Cana, Miguel Ángel Álvarez, para preguntarle dónde estarían reunidos los representantes locales del Centro de Operaciones de Emergencias (COE).

La respuesta de Álvarez fue que las autoridades estaban en distintos puntos, por lo que nunca estuvieron reunidos durante la tormenta, para recibir y procesar los informes que debieron ir recibiendo desde distintas comunidades, para entonces tomar las decisiones pertinentes. Cada quien andaba por su lado, y por esta razón la prensa local y nacional no tuvo forma de recibir información de primera mano en torno a los efectos de este fenómeno, porque tampoco se definió quién fungiría como vocero.

Al menos 300 personas fueron desplazadas a los refugios ubicados en distintas áreas de este distrito, pero los afectados no recibieron la asistencia de parte de las autoridades. A estos refugios ni las autoridades locales ni del Gobierno central, le proporcionaron alimento, agua o medicamentos.

Y ante la falta de acción de las autoridades para asistir a los damnificados, el GRUPO PUNTACANA tuvo que encargarse de darles alimentos, agua y otras ayudas Esta inasistencia se pudo percibir en casi todos los albergues, donde las personas denunciaban la falta de atención por parte del Plan Social de la Presidencia y de la Junta Municipal Verón-Punta Cana.

Muchos de estos habitantes expresaron su molestia ante esta situación, razón por la que se han visto dudosos en abandonar sus viviendas en otra oportunidad, porque aseguran que en los refugios padecen de muchas necesidades.

Balance Durante el paso del huracán María por las costas del Distrito Verón-Punta Cana no se reportaron víctimas mortales. El saldo que este fenómeno dejó en esta localidad fue de una gran cantidad de árboles caí- dos en las principales carreteras y sectores. Varias casas se quedaron sin techo en sectores como Mata Mosquito, Kosovo y Villa Playwood.

En los sectores de Villa Playwood y Kosovo se habilitó como refugio la casa comunal donde amanecieron de miércoles a jueves unas 50 personas. En el sector de La Cristinita se utilizó como refugio un local comercial donde también permanecieron 50 personas. En Lotificación Don Polo permanecieron 20 personas en la Iglesia Cristiana de esa comunidad. Mientras que en Samaritano II fueron 48 las personas que se albergaron en un apartamento que pudo conseguir la líder comunitaria de ese sector, Luisa Yan.

Para el sector de Villa La Fe se habilitó la Iglesia Pentecostal. En Bávaro se tomó como refugio la Iglesia Católica Jesús Maestro con 15 personas, mientras que en el Hoyo de Friusa permanecieron 53 personas en el centro comunal de esta zona. Cabe destacar que algunos de estos refugios en los barrios de Verón tuvieron que ser improvisados, puestos que las autoridades no les facilitaron donde refugiarse a estos desplazados. El Aeropuerto Internacional de Punta Cana (AIPC) suspendió las operaciones el miércoles en la noche siendo reactivadas el jueves en horas del mediodía. Las instalaciones de esta terminal aérea no sufrieron daños. Asimismo, el presidente de la Asociación de Hoteles y Proyectos Turísticos del Este (Asoleste), Ernesto Veloz, informó que las instalaciones hoteleras no sufrieron daños y se aplicó un plan de contingencia para el resguardo de los turistas en la zona.

En todos los complejos turísticos de la zona se prohibió el acceso de bañistas a las playas debido al fuerte oleaje que generaron los vientos huracanados. El Consorcio Energético Punta Cana-Macao (CEPM), debido a los fuertes vientos en la zona, suspendió el servicio eléctrico por unas 36 horas.

Julio González / Génesis Pache
[email protected]