Ley ampara a banda de menores que pone en zozobra a La Romana

Martín Sánchez /editorabavaro.com
LA ROMANA. Cuando se escucha un caso de que una banda ha cometido en menos de dos meses más de 10 asaltos, posiblemente la gente se imagina que se tratan de malhechores bien entrenados para realizar estos robos. Sin embargo, no siempre es así.

Se trata de una banda de tres niños, de apenas 11,13 y 14 años, respectivamente, quienes mantenían en zozobra a los residentes de varios sectores de La Romana.

Pero, peor aún, estos menores, que ya están bajo el poder de las autoridades, no podrán ser procesados penalmente, porque así lo dispone la Ley 136-03, sobre el Código para la Protección de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes.

Los menores, cuyas descendencias hay dos de origen haitiano y uno dominicano, ya han sido apresados en varias ocasiones, pero han vuelto a reincidir en sus andanzas, porque el artículo 223 de la cita ley establece que “los niños y niñas menores de trece (13) años, en ningún caso, son responsables penalmente.

Por tanto, no pueden ser detenidos ni privados de su libertad ni sancionados por autoridad alguna”. Asimismo, el artículo 222 sostiene que las medidas que se deben aplicar son socioeducativa con el objetivo de “promover la educación, atención integral e inserción de la persona adolescente en la familia y en la sociedad”.

El historial delictivito de estos adolescentes, cuyos nombres se omiten por razones legales, según la Policía, comenzó en octubre del año pasado, cuando penetraron a una vivienda del sector Vista Catalina y cargaron un televisor de 48 pulgadas, diferentes zapatos y otras prendas.

De igual manera, en noviembre, entraron a otra casa del sector Quisqueya y se llevaron una laptop y un Play Station. Ese mismo mes, se llevaron un taladro y un t-shirt de otro hogar del sector Vista Catalina.

El 3 de enero de este año, sustrajeron una computadora, dos relojes de hombre, perfumes y prendas de oro de otra residencia. Tres días después, el 6 de enero, se cargaron con RD$40 mil y varios celulares de una suplidora en la calle Gregorio Luperón.

Al día siguiente, se llevaron RD$17 mil y US$78 de otro comercio. El día 8 se llevaron otros celulares de otra empresa.