En la provincia La Altagracia hay 242 personas diagnosticadas con tuberculosis

Romayra Morla / [email protected]

HIGÜEY. La tuberculosis es una enfermedad que afecta principalmente a los pulmones, producida por la bacteria bacilo y se propaga de persona a persona. En el 2016, en La Altagracia se registraron 242 personas, las cuales están sometidas a procesos de tratamiento para curarse.

Así lo explicó la coordinadora del Programa Control de la Tuberculosis de la Dirección Provincial de Salud, Yarinay Santana. Asimismo, expresó que La Altagracia está entre las seis provincias con mayor número de personas afectadas por tuberculosis, y muchas personas consideran que esta enfermedad no existe.

Doctora Yannay Santana, directora del Programa Control de la Tuberculosis
de la Dirección Provincial.

El programa para controlar la tuberculosis consiste en la aplicación del tratamiento de múltiples drogas, el cual dura de 6 a 8 meses. Cuando una tuberculosis no es tratada de manera oportuna puede ir a otros órganos, como los ganglios y producir una tuberculosis ganglionar, renal y meníngea, detalló Santana.

“Luego que las personas son diagnosticadas en cualquier centro público o privado, si proviene de un centro privado lo envían a la unidad de atención del hospital y después se envían a la Unidad de Atención Primaria más cercana para su comodidad”, explica Santana. Estos pacientes deben acudir diariamente a tomarse los medicamentos, que son aplicados por la boca y supervisados por el personal médico.

En caso que la persona sea discapacitada o esté en cama por alguna condición de salud, se le suministra el tratamiento en la casa. Los casos donde puede no dar resultado el tratamiento son en personas diabéticas o con virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Actualmente, hay ocho casos de tuberculosis resistente, que no responden al tratamiento de primera línea y puede durar de 2 a 3 años medicándose. También, si una persona es resistente e infecta a otra, entonces esta será contagiada por una bacteria resistente, puntualizó Santana. Exhortó a que si tienen tos, catarro, fiebre vespertina y pérdida de apetito por más de 15 días, deben hacerse la prueba de esputo para comprobar si es o no tuberculosis.