La maicena endulza la belleza de la mujer

VERÓN. Los tratamientos de belleza son innumerables hoy en día. Entre ellos existe una gran variedad de procedimientos naturales que son utilizados por la mujer, los cuales dan resultados efectivos.

Por esta razón es considerable dejar descansar un rato lo convencional. La maicena, también llamada almidón de maíz, suele emplearse para hacer masa, realizar postres, espesar ciertos alimentos en el momento de la preparación, entre otros usos. Sin embargo, su utilidad no se agota en la cocina, sino que también se la puede emplear y es muy útil como producto de cuidado personal.

Estos son los principales beneficios de la maicena en el rostro y cabello, que pueden ser aprovechados preparando mascarillas bien sencillas y naturales. Es utilizada para elaborar remedio contra el salpullido, ya que la fécula de maíz tiene propiedades que alivian algunos problemas en la piel como salpullido, irritaciones y picaduras de insectos. También se usa para el acné.

Para la piel es muy recomendada ya que reduce el exceso de sebo, evitando la aparición de espinillas, granitos y puntos negros. De la misma manera, limpia profundamente la piel, dejándola más joven y renovada, y al mismo tiempo evita que los radicales libres e impurezas la afecten.

Es recomendable para darle un aspecto más alegre y retrasar la aparición de arrugas, así como reducirlas. En combinación con otros ingredientes como el zumo de limón, la maicena actúa como un aclarante natural ideal para tratar manchas, sol o cicatrices oscuras. Su uso además es importante para las personas con cabello graso, que su cuero cabelludo tiende a engrasarse muy rápido durante el día.

En este caso se prepara una pasta con maicena y agua, posteriormente se procede a aplicarla al terminar de lavar el cabello. Se recomienda igualmente para lacear el pelo. Polvo traslúcido Normalmente, estos polvos hacen que el maquillaje se fije y que la grasa no aparezca. La maicena tiene el mismo efecto, así que se puede aplicar con una brocha.

En el caso de que el pintalabios no tenga un acabado mate, la maicena lo dará. Las mujeres se pintan los labios como de costumbre y al final se le pasa un pincel espolvoreado con maicena. Finalmente se sacude el sobrante con una brocha.

Por Diannelys Santos
dsantos@editorabavaro.com

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews