Diabetes

La Altagracia registra más de 2 mil casos de personas con la condición de diabetes

HIGÜEY. Mañana se celebra el Día Mundial de la Lucha contra la Diabetes, una condición que afecta a más de 400 millones de personas a nivel mundial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el caso específico de la provincia La Altagracia, hay alrededor de 2 mil 600 personas con diabetes, de acuerdo a los datos suministrados por los diferentes hospitales de la provincia. El hospital Municipal de Las Lagunas de Nisibón registra 32 pacientes de seguimiento, mientras que el hospital Doctora Evangelina Rodríguez Perozo, en San Rafael del Yuma, tiene 333, de los cuales 33 son nuevos y los demás son subsecuentes.

En tanto que el hospital Materno Infantil de Higüey posee 164 pacientes de seguimiento y en el mes de octubre tuvo 58 consultas de nuevos casos. Además, el hospital General y Especialidades Nuestra Señora de La Altagracia en 10 meses en funcionamiento registra 2 mil 71 consultas en diabetes.

La diabetóloga y nutricionista Julissa Fortunato explicó que la diabetes es una alteración de la glucosa en ayunas, la cual se presenta por una elevación de los lí- pidos, carbohidratos y proteínas, que se deben a un déficit absoluto o relativo de esa hormona.

Dentro de los síntomas de las personas que adquieren esta condición mencionó que pueden presentarse en el individuo una sed excesiva, orinar con frecuencia, visión borrosa, mareos, fatiga, pérdida de peso. Dijo que en ocasiones esas características podrían pasar desapercibidas, porque el cuerpo va adaptándose a esos niveles de glicemias elevados. Sostuvo que existen factores de riesgos para esta condición, como haber tenido diabetes gestacional.

Es decir, cuando una mujer presenta un embarazo con la glicemia mayor de 100, y el bebé nace con un peso mayor de 8 libras, además de ovarios poli quístico, la obesidad y la hipertensión arterial.

Dijo que cuando una persona tiene una glicemia en 126 se considera que es una pre-diabetes. La insulina, que es la hormona que se encarga de controlar la glucosa en la sangre, cuando inicia la enfermedad trata de compensar al paciente, pero cuando se agota se le diagnostica la diabetes definitiva.

La diabetes se puede controlar, pero si se deja que avance y no se toman las medidas adecuadas la situación se haría más compleja. El tratamiento no sólo es con pastillas o insulinas, sino que las personas deben adoptar una alimentación saludable para que se puedan obtener los resultados deseados, indicó Fortunato.

Esta dieta debe estar basada en el método del plato, el cual consiste en que la mitad debe contener vegetales, un cuarto de carbohidratos, que podrían ser arroz o víveres, y en el caso específico de las personas con diabetes se les recomienda restringir la yuca y la papa, por su alto contenido de almidón.  Fortunato sugiere que también deben consumir entre tres o cuatro onza de carnes y eliminar de su dieta los refrescos y los jugos.

COMPLICACIONES

Existen las consecuencias agudas, como la “cetoacidosis”, que es cuando las personas no se toman los medicamentos y se descontrolan.

Julissa Fortunato, diabetóloga.

Esto ocurre en pacientes de diabetes tipo I, que se da generalmente en los niños y adolescentes, y en las personas de diabetes tipo II, para quienes ya la cantidad de insulina en su cuerpo es nula o insuficiente y para suplirla hay que inyectarla. Mientras que las complicaciones crónicas se presentan en diabéticos que tienen varios años con la enfermedad y que no se cuidan lo suficiente para controlar esta condición. Estos estragos podrían desencadenar en la falta de visión y la nefropatía, que es cuando los riñones dejan de funcionar.

También, la neuropatía, que se manifiesta con calambres, sensación de quemazón en los pies y falta de sensibilidad. Fortunato explicó que cuando una persona con diabetes tipo II es diagnosticada debe hacerse pruebas profundas, ya que cuando se hace el diagnóstico de diabetes tipo II ya el paciente tiene múltiples alteraciones en su cuerpo, como daños en la circulación, en los riñones u otros órganos.

Al referirse a los pacientes que sufren algunas heridas en su cuerpo o se van a someter a cualquier procedimiento quirúrgico, la especialista recomendó que los pacientes deben mantener su glicemia controlada, ya que de lo contrario esto podría ser un desencadenante de implicaciones negativas.

También, en caso de una cortadura, recomienda asistir al médico y no tratar de curarse por sí sólo, porque la evolución es muy progresiva y en una semana esa lección podría llegar hasta el hueso y provocar hasta una amputación.

Las amputaciones por pie diabéticos representan cerca del 80 por ciento de las amputaciones no traumáticas. De igual forma, dijo que la diabetes tipo I es la que se presenta en los niños que no producen ninguna cantidad de insulina, y las causas podrían ser genéticas, factores ambientales, como algunos tipos de virus para desarrollar la enfermedad, pero hoy en día el estilo de vida de las familias y la alimentación están llevando a que muchos niños tengan diabetes tipo II, la cual va en aumento.

A esto se suma también el consumo excesivo de dulces, refrescos y la falta ejercicios. Fortunato exhortó a cambiar el estilo de vida que llevan los seres humanos, quienes por el afán diario se olvidan de comer sano y no hacen ejercicios.

Dijo que si se tienen antecedentes familiares de la enfermedad, pero se realiza una actividad física que ejercite el cuerpo se podría retrasar la enfermedad o mejor aún prevenir a que esta aparezca.

Los diabéticos deben cuidar sus pies, ya que los daños en los nervios hacen que pierdan las sensaciones y esto podría provocar la pérdida de sus pies o amputaciones.

Recordó que hace dos años que en La Altagracia se hizo un pesquisaje en diferentes centros comerciales, con una muestra de 600 personas, donde se le hacía una prueba de glicemia y dieron positivo con diabetes alrededor de 200 casos. También, esas personas presentaban la presión muy elevada y sin ningún síntoma.

MITOS SOBRE LA DIABETE

La especialista aclaró que existen muchos mitos con respecto a esta condición. Por esto expresa que no hay diabetes malas ni buena, ni tampoco emocional, y que lo real es que simplemente hay personas que llevan su tratamiento como se lo indica su doctor y otros no.

Con relación a la insulina, explicó que hay quienes piensan que esta sustancia pone la gente ciega, que provoca daños en el cuerpo.

Sin embargo, esto es una hormona que produce el organismo y por tanto no puede hacer perjuicios en los pacientes. Lo que varía es que existe de una manera sintética. “Si los valores de glicemia sobrepasan los 180, se comienza a filtrar por los riñones, que podría llevar a una insuficiencia renal terminal e ir una diálisis; hay personas que prefieren morirse antes de ir a una diálisis”, señaló Fortunato.