La Altagracia es la tercera provincia que registra mayor construcción de viviendas

Fausto Adames / [email protected]

PUNTA CANA. La Altagracia es la tercera provincia con mayor porcentaje de préstamos hipotecarios y donde se registra la mayor concentración de construcción de viviendas, detrás del Distrito Nacional y Santiago.

Sin embargo, paradójicamente es la provincia con el menor porcentaje de casas propias en todo el país, de acuerdo con los datos contenidos en un informe presentado este mes por la Asociación Dominicana de Constructores y Promotores de la Vivienda (Acoprovi).

El informe denominado Situación Actual y Perspectivas del Mercado de Viviendas en la República Dominicana, elaborado por el ingeniero Héctor Bretón Sánchez, afirma que en La Altagracia solo el 37% de los hogares vive en viviendas propias, lo que representa el porcentaje más bajo de todo el país.

Esta situación ocurre, a pesar de que la provincia alcanza el 5.48% de la inversión en construcción privada, solo superado por el Distrito Nacional, con 41.07% y Santiago con 16.82%.

Al respecto, el experto Bretón Sánchez destaca que según los registros oficiales de construcción privada, excluyendo los desarrollos gubernamentales, para el 2015 el 74% de la inversión en el sector construcción fue dirigida a la construcción de viviendas.

Según las informaciones aportadas por Bretón Sánchez, el sector construcción ha liderado el crecimiento económico en los últimos años, pero las brechas existentes en infraestructura y otros temas de déficit público, limitan la capacidad del Gobierno de invertir en la construcción de viviendas.

Para Bretón, la ley 189-11 o Ley para el Fomento del Mercado Hipotecario y Fideicomiso poco a poco se está convirtiendo en la locomotora del sector vivienda.

Afirma que con esta ley cada vez más el país puede contar con proyectos de viviendas de bajo costo y de proyectos comerciales bajo el esquema del fideicomiso que promueve la devolución del Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados (Itbis).

Precisa que la Ciudad Juan Bosch, que actualmente cuenta con 25,000 viviendas, a través del Fideicomiso, es un buen ejemplo del esquema del Estado como facilitador y el empresariado como ejecutor.

De igual forma, destaca que la liberación de RD$10,000 millones del Encaje Legal permitirán préstamos a tasa de 8%, por 20 años.

 Inversión privada

Bretón precisa que la construcción de viviendas es el destino más importante de la inversión privada. Actualmente existe una coyuntura favorable para la expansión del sector debido a la disminución del precio de algunos materiales de la construcción.

No obstante, esta coyuntura, la dinámica laboral muestra la necesidad de incentivar la vivienda de bajo costo para seguir incentivando el crecimiento del sector.

Bretón resalta que las alianzas público-privadas serán fundamentales para el futuro, así como el incentivo de sectores conexos a la construcción para reducir el impacto sobre la demanda de divisas.

A pesar de todos estos logros, Bretón advierte que esto no se ha reflejado en una mayor tasa de construcción, porque el país registra un déficit habitacional de más de 910,000 viviendas, según el último estudio de oferta y demanda realizado por Acoprovi en el 2013.

Sobre este déficit, Bretón advierte que considerando sólo al sector urbano, se estima una formación de déficit anual de 44,000 hogares.

Afirma que aunque se ha visto un mayor dinamismo en el sector de financiación de vivienda, se estima que su potencial es mucho más alto.

 Recomendaciones

Por tanto, el experto sugiere que el país tiene que seguir impulsando los instrumentos con los que cuenta el sector vivienda, como son los créditos, la exención del Itbis, los esquemas fiduciarios, etc.

También recomienda que se deben diseñar instrumentos que permitan vincular a la población informal con el sector vivienda y el sector financiero.

“Tenemos que crear mecanismos que nos permitan mejorar las condiciones financieras de acceso a crédito hipotecario, debemos de lograr producir viviendas de menos de RD$1.2  millones, pues es el rango de precios dónde está concentrada la demanda de vivienda”, apunta el experto.

Además, plantea fomentar la cultura de ahorros en los trabajadores informales, a través fideicomiso para adquisición de vivienda.

De igual forma, sugiere mejorar las condiciones financieras de acceso a crédito hipotecario, con una tasa de interés de crédito hipotecario accesible para la mayor parte de los hogares, porque considera que es la forma más efectiva de incentivar la demanda de financiación de vivienda.

También sugiere la creación del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, y que cada empleado pueda utilizar el 30% de sus Fondos de Pensiones para el pago del inicial de su primera vivienda.

Además, plantea modificar el Código Laboral, crear políticas nacionales para “Exportar Vivienda”, fomentar un Plan de Ordenamiento Territorial de todo el país, como también transformar el mal llamado Fondo de Pensiones de los Trabajadores de la Construcción en una AFP.

Por último, recomienda incentivar la creación de sistemas constructivos innovadores y eficientes, porque el clima de negocio de la promoción y construcción de viviendas cuenta con un excelente horizonte, y como cada vez se ejecutan más proyectos inmobiliarios con Fideicomiso, el estado está empezando a ver a la vivienda como la gran impulsadora de la economía.