José Marte, de inmigrante en busca de trabajo a próspero empresario

Verón. José Eugenio Marte Calderón es un empresario del cual pocos saben, pero que a través de los años y del constante cambio de este destino turístico se ha mantenido colaborando en innumerables proyectos que hoy le dan vida a Verón-Punta Cana.

De orígenes humildes, Marte nació en San Francisco de Macorís, justo en el Cibao. Es dueño de una empresa de equipos pesados, minería y movimientos de tierra. El nombre de su compañía es José Marte Transporte y Equipos SRL.

Marte nunca pudo finalizar sus estudios universitarios; sin embargo, esto no le impidió abrirse camino en el difícil mundo empresarial. La decisión de montar una empresa de esa naturaleza se debió a que en el tiempo en que llegó a la zona estaban construyendo el hotel Bahía Príncipe, y empezó a trabajar en eso.

El trabajo de José Marte y su empresa consiste en la limpieza de terrenos para la construcción, demoliciones, relleno, movimientos de tierra y minería. De la mina extrae caliche, arena y grava que sirven para el trabajo que realiza.

Marte ha participado de grandes obras en este distrito con importantes empresas como Aviam, GRUPO PUNTACANA, Cervecera Nacional, Constructora Diana Dalmsi, Van der Horts y Asociados. También ha trabajado con el Grupo Dupla y muchas otras empresas que se dedican a construir en este distrito.

Señala que su principal área de acción es la localidad de Punta Cana. En su empresa laboran 18 personas. Para este empresario el principal reto que enfrenta Verón-Punta Cana es el de seguir desarrollando el turismo, como mismo se empezó hace 40 años atrás.

Siendo el turismo la principal fuente de ingreso de este destino, lo ve como el punto a centrarse y que siempre debe ser tomado en cuenta en busca de su avance. Al ser cuestionado sobre su sentir al estar en frente de una empresa como la suya, dijo que: “uno se siente bien, porque nuestra compañía la manejamos tipo familiar en el cual los empleados son como parte de la familia.

INICIO DIFÍCIL

Su llegada a Verón, según relata, se dio por vía de un amigo que le invitó a ver la zona en el 2002. Ya para el siguiente año empezó a viajar hacia acá contantemente por motivos laborales, y más adelante se decidió en definitiva a radicar aquí.

Fue la falta de empleo en su ciudad natal lo que le llevó a moverse y decir quedarse en este distrito. “Era difícil cuando uno vino en aquellos años, 2002 y 2003, porque no habían muchas opciones”, indicó.José Marte, vida familiar

Marte recordó que en aquel tiempo para ir a comer solo tenían dos lugares. “Cuando yo llegué aquí vine con una pala mecánica y un camión, la pala no era mía pero el camión sí. Fui incursionando, avanzando y pensando en el futuro”, mencionó.

Marte narró que en aquel tiempo vino con diez mil pesos prestados y nadie le quería alquilar una habitación para dormir por lo que tenía que dormir en su camioneta. Después fue que consiguió que le permitieran dormir en un taller de mecánica en Verón que estaba detrás de un decomiso.

“Como a nosotros se nos dañaban los camiones acudíamos al mecánico, al conocerlo empezamos a hacer relaciones hasta que un día me quedé en el parqueo, ahí tuve que amanecer”, relató. Marte narró lo difícil que era la situación a su llegada a Verón “para ba- ñarnos teníamos que buscar el agua prácticamente a escondidas, porque aquí nadie facilitaba nada.

El hijo del dueño del decomiso nos daba el agua y era desde la 11:00 de la noche en adelante que teníamos que buscar el agua para bañarnos”. Tuvo que estar más de seis meses durmiendo en su vehículo y bañándose altas horas de la noche.

“Teníamos que hacer nosotros la cena, hervíamos plátano en un galón. Comíamos plátanos con huevo hervido casi todas la noches porque no teníamos ni siquiera como comprar nada”, manifestó.

Para Marte lo más difícil era que no tenían una habitación para dormir, pero un día que tenía la camioneta por varios días en el taller, pasó a un cuartito de “mala muerte” y durmió allí en una mesa, en cartones, porque no había colchón.

“Esas son experiencias que yo la he valorado mucho. Uno analiza de donde uno comienza, aunque aquí han venido muchas personas que lo que vienen es a la corrupción, que consiguen cinco mil o diez mil pesos, pero siempre están sobregirados, gastando más de lo que producen, pero yo vine para acá con otra mente, yo vine a trabajar”, agregó.

VIDA FAMILIAR

Marte es padre de cuatro hijos, es un hombre casado. Vive junto a su familia en este distrito turístico Verón-Punta Cana. No se le hace difícil dividir su tiempo entre la familia y el trabajo. Ha aprendido a sacar espacios para desarrollarse en todos los ámbitos.

Aconseja a las personas a que si se enfocan en una meta lo pueden lograr. “Otros como yo lo han hecho, entonces pueden seguir haciéndolo”, recomienda. Marte no se involucra de forma directa en las labores sociales, pero si brinda su apoyo a quienes les necesitan, dando una amiga a quienes hacen obra de bien para la comunidad.