HOY Y EN MINUTOS / Los discapacitados en RD

Hamlet Melo.

Hamlet Melo / [email protected]

Las Naciones Unidas instituyó en 1992 que el 3 de diciembre fuera el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Por la ocasión, se llevaron a cabo actividades en diferentes puntos del país. Quiero aprovechar la ocasión para puntualizar algunas cuestiones.
La Ley Orgánica 5-13 sobre Igualdad de Derechos de las Personas con Discapacidad fue aprobada de urgencia el 8 de enero del 2013. Esta ampara y garantiza la igualdad de derechos y la equiparación de oportunidades a todas las personas con discapacidad y regula las personas morales, sin fines de lucro, cuyo objeto social sea trabajar para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad.
Los principios que fundamentan esta ley son: respeto a la dignidad inherente a la condición humana, la no discriminación, la igualdad de derechos, la equidad, la solidaridad, la justicia social, la integración e inclusión, la participación y la accesibilidad.
Con esa ley además se crea el Consejo Nacional de Discapacidad (Conadis), como institución rectora responsable de establecer y coordinar las políticas públicas en materia de discapacidad, adscrito de la Presidencia de la República, bajo la vigilancia del ministro de la presidencia.
El Conadis tiene como objetivo principal garantizar el cumplimiento de las atribuciones y los deberes consignados en esa ley; los compromisos y acuerdos nacionales e internacionales asumidos por el Estado, en materia de discapacidad.
He visto que Conadis ofrece diferentes actividades, charlas y conferencias para exponer los derechos, habilidades y capacidades que tienen los discapacitados, con el fin de concienciar a la ciudadanía. Esto es muy positivo, sin embargo, el reto mayor sigue siendo hacer posible que las personas con discapacidad puedan recibir servicios de calidad en las instituciones que visitan, y aún más, en lugares como hospitales, universidades, juzgados y demás.
Eso, solo por mencionar uno de los aspectos del tema en nuestro país, para no entrar en debate respecto a la justicia e igualdad de oportunidades que los discapacitados, con su justa razón y en su legítimo derecho, reclaman. La 5-13 es una Ley completa; releyéndola, le encuentro escasos vacíos. Falta que nos comprometamos más a cumplirla y tener presente que una discapacidad no es una tragedia, es solo una barrera física. ¡Debemos amar, valorar y respetar a cada ciudadano, sin importar cualquier limitación corporal!