HOY Y EN MINUTOS / Elecciones francesas; cambio de paradigma

Hamlet Melo.

Hamlet Melo / [email protected]

El pasado 23 de abril del año en curso se llevaron a cabo las elecciones por la presidencia de Francia, caracterizada por la diversidad de opciones, donde convergieron diversas corrientes y propuestas políticas; el próximo día 7 de mayo será la segunda vuelta electoral. Al parecer los partidos tradicionales han perdido su poder o el pueblo francés ya no resiste más, a la centro-derecha y a los socialistas, que tenían casi medio siglo controlando el poder político en el país.
Los resultados: El líder del Movimiento ¡En Marcha!, Emmanuel Macron, 24,0%; La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, 21,3%; El Republicano, Francois Fillon, 20,0%; El líder del movimiento de la Francia Insumisa, 19,6%; y el Socialista Bonoit Hamon, 6,4%.
Este panorama deja cara a cara a Emmanuel Macron de 39 años y a Marine Le Pen, de 48.
Macron podría convertirse en el próximo presidente, el cual se considera políticamente del centro; apoya la globalización y el libre comercio, defiende el laicismo estatal, aprueba las políticas pro-inmigrantes y refugiados, promueve la unificación y fortalecimiento de la Unión Europea, el reforzamiento de la educación en zonas pobres del país y la reducción de impuestos corporativos.
El líder de ¡En Marcha!, cuenta con el apoyo del empresariado nacional y de todos los candidatos perdedores de la primera vuelta, quienes han ordenado votar en su favor, excepto Melechon. Ya se perfila como favorito a vencer en la segunda vuelta electoral con cerca del 60% de los votos. De lograrlo, se convertiría en el más joven presidente de Francia desde Napoleón, nombrado Emperador a los 35.
Por su lado, Marine Le Pen se sitúa muy claramente en la extrema derecha, la mayoría de sus planteamientos son exactamente contrarios a los de su rival. Entre sus posturas políticas: propone sacar a Francia de la Unión Europea y de la Zona Euro, volver al Franco Francés como moneda nacional, aprueba el proteccionismo, repudia la globalización y rechaza la inmigración ilegal.
Frente a las próximas elecciones, Le Pen, quien renunció como presidente de su partido al siguiente día de conocerse los resultados de las elecciones, como una forma de representar una opción diferente, alejada de las controversias partidarias, tiene la ventaja de la experiencia gubernamental y el background político. Elemento con el que no cuenta su adversario, quien por primera vez se presenta a unas elecciones, pero todo indica que es el favorito.
La sensación de una ruptura con el tradicionalismo político en Francia, podría enfrentar algunos escollos para convertirse en realidad, pues de un parlamento mayoritariamente socialista, Macron no cuenta con parlamentarios y Le Pen posee solo dos.