HOY Y EN MINUTOS / El derecho a la educación en RD

Hamlet Melo.

Hamlet Melo / [email protected]

La Constitución proclamada en el 2010 consagra, dentro del catálogo de los derechos considerados como “económicos y sociales”, en su artículo 63, el derecho a la educación. Esta plasmación con rango constitucional configura a la Educación como uno de los derechos prioritarios de mayor protección por parte del Estado, en vista de sus consecuencias reafirmadoras de la dignidad humana.
Esto significa, sin lugar a dudas, que la educación reviste implicaciones jurídicas que son indispensables para el desarrollo pleno, integral y de calidad de las condiciones de vida de los habitantes de la República. Su configuración como derecho fundamental obliga al Estado a garantizar su acceso de manera gratuita, universal, en igualdad de condiciones, y sin más limitaciones que aquellas que nazcan de las aptitudes y vocaciones. Tales mandatos, de forma clara, contribuyen a garantizar que la prestación de ese servicio en la etapa preuniversitaria (niveles Inicial, Básico y Medio) no se vea diluida por obstáculos que imposibiliten el ejercicio efectivo de ese derecho.
Por tales razones, el Estado ha comprendido en su justa dimensión la innegable trascendencia que tiene la educación sobre las personas para su pleno y libre desarrollo, para la convivencia en sociedad, reforzada por el carácter obligatorio en la formación social y cívica, la enseñanza de la Constitución, de los derechos y garantías fundamentales, de los valores patrios y democráticos, de los principios de convivencia pacífica y el respecto a los derechos humanos imprescindibles para establecer una sociedad democrática.
La “Revolución Educativa” puesta en marcha por nuestro Gobierno ha sido la mejor muestra del compromiso que ha asumido la clase política frente a este sector fundamental. La construcción de una moderna infraestructura escolar, la preparación formativa del personal docente, así como la dignificación de la vida de los estudiantes mediante la implementación de la jornada extendida, constituyen hitos luminosos en la historia educativa nacional. Otra logro es el Programa de Alimentación Escolar.
Recientemente se aprobó el calendario para el próximo año escolar 2017-2018, previsto para iniciar el lunes 21 de agosto venidero, con la adición de alrededor de 4,000 nuevos docentes que serán contratados de una base de 6,400 que calificaron a través de concurso y un incentivo por desempeño, el cual será a partir de enero del 2018. Albergamos la convicción de que si queremos un mejor educación para nuestro país, debemos iniciar con lo más importante, que es crear sin demoras condiciones factibles para los que imparten el pan de la enseñanza. Elevar los estándares salariales, los componentes del currículo educativo, etc., y así poder lograr un mejor año escolar. Seguimos apostando a la buena gerencia del ministro Andrés Navarro.