HOY Y EN MINUTOS / Aumento salarial: una aspiración laboral justa

Hamlet Melo.

Hamlet Melo / [email protected]

El Comité Nacional de Salario, un órgano tripartito compuesto por un representante del sector gubernamental, un representante del sector trabajador y un representante del sector empleador o patronal, ha sido el responsable de llevar a cabo las discusiones y negociaciones en lo referente al alza salarial en favor de la masa trabajadora del país. La historia del Comité Nacional de Salarios se remonta a los años 1928, cuando en virtud del Convenio 26 de la Organización Internacional de Trabajo, reunidos los Estados- miembros en Ginebra en fecha 30 de mayo del mismo año, se establecieron los métodos para fijar los salarios mínimos.
El Código de Trabajo en sus artículos, 455, 456,459 y 460 establece las atribuciones del Ministerio de Trabajo, entre ellas podríamos destacar la más importante que es la de fijar los salarios mínimos para los colaboradores en todas las actividades económicas realizadas en el país; revisar por los menos cada 2 años, las tarifas de los salarios mínimos en todas las actividades comerciales y económicas, etc.
Reciente, el Ministerio de Trabajo aprobó, mediante la Resolución núm. 05/2017, un aumento salarial de un 20 % aplicable a todos los trabajadores que devengan el salario mínimo nacional privado no sectorizado. Dicho aumento se efectuará en dos fases sucesivas: el 13 % de incremento se aplicará en este mes de mayo y el 7 % restante, a partir del próximo mes de noviembre del año en curso.
Esta conquista de la clase trabajadora, para lograr se consolidada, recorrió un camino muy accidentado: el pasado mes de marzo la representación patronal había impugnado el aumento del 20 %, considerando que el mismo era desproporcionado y extemporáneo; asimismo, solicitó que el gobierno ordene la reclasificación empresarial, por entender que hay compañías pertenecientes al sector de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes) que están pagando salarios como si fueran grandes. Además, en varias ocasiones ha expuesto que los aumentos salariales deben darse a la par de una necesaria modificación al Código Laboral, por estar desactualizado. Para ello, plantea que la normativa requiere reformas en prácticamente 28 tópicos.
Por su parte, la sociedad civil, como la Unidad de Políticas Públicas del Observatorio Político Dominicano de Funglode, recomendó que dicha reforma debe ser mediante un consenso con el empresariado y los trabajadores. La misma debe tomar en cuenta la realidad económica del país, en aras de forjar una clase trabajadora más competitiva sin arriesgar los derechos de los trabajadores y promoviendo el empleo digno.
Como legislador y empleador me circunscribo a la tesis de que el Código Laboral debe ser modificado, pero además el Estado está en la obligación de velar siempre por el bienestar de la clase más desposeída.