Higüey: Peligrosa relación profesor-estudiante que empezó en la escuela y terminó en los tribunales

HIGÜEY. Ante la denuncia interpuesta por la madre de una estudiante de un liceo en el municipio de Higüey, de quienes se omiten los nombres por ser menor de edad, la acusación contempla que su hija fue abusada y manipulada por uno de sus profesores.
Sin embargo, el maestro involucrado en este caso, Bairon Emilio Areché Montilla, se definió como una persona sociable, y que aunque hubo roce entre él y la alumna, “nunca con ninguna mala intención”.

“Soy una persona sociable, que me relaciono con mis estudiantes. Comenzamos a tratarnos y surgió una química entre ella y yo, ella venía a mi casa, me decía que tenía algunos problemas en su casa, y yo la aconsejaba. Ella se enamoró de mí, tuvimos cierto roce, pero nunca con ninguna mala intención”, relató.

“Surgieron unos problemas en su casa, y faltando alrededor de un mes para finalizar el año escolar, ella me llamó del teléfono de su madre que se iba para Santo Domingo, y le dije que pasara a mi casa para hablar con ella.

Eso fue el sábado 20 de mayo del 2017, a las 3:00 de la tarde, andaba con sus ropas empacadas, las depositó delante de su cama, pero en ningún momento se colocaron en su closet”, puntualizó.

Además, aclaró que en ningún momento tuvieron solos, tras indicar que ese día estaba su hermana, dos sobrinos y dos compañeras más de ella practicando un ensayo. También había dos maestros más visitándole. La madre llegó como a las 6:00 de la tarde a buscarla, relató, y manifestó que hablaron por un momento y él le decía a la joven que se fuera con su madre, pero que a la estudiante le dio un ataque de nervios.

Dijo que al otro día la madre volvió y le expresó que le diera un trato profesional a la niña, que se alejara un poco, pero que no dejara de hablarle por completo porque eso le haría daño. Luego, el 13 de junio, es detenido en el liceo donde labora y duró dos semanas en la preventiva de Higüey, dijo.

Psicóloga Stephanie Patricio.

“Es cierto que había una relación, pero esos calificativos de “pedófilo, violador” o que la manipulaba, eso es mentira. Lo más importante de la vida es que los seres humanos tenemos que aprender de todo, y de las cosas negativas que nos pasan hay que sacarle el lado positivo”, indicó.

Asimismo, narró a El Tiempo que: “a veces en situaciones como éstas, las personas mal interpretan las cosas, y hay personas que están diseñadas para dañar la moral de uno como ser humano. Lo malo de este asunto, es que se dice lo que es y lo que no es. Aprendí la lección y trataré de no cometer esos errores y hacer cosas con buenas intenciones y que las personas lo vean como mal intencionadas”.

Su defensa

En tanto que la abogada del profesor, Idalia Guerrero Ávila, aclaró que su defendido y la menor no tuvieron relaciones sexuales, lo cual lo justifica el certificado forense. Mientras que la parte querellante, es decir su madre, afirman que había violación sexual, abuso sexual, traslado de menores de su casa.

Todo eso es incierto, dijo la abogada del demandado. El tribunal decidió darle una garantía económica, porque la parte querellante quiso argumentar que era el profesor que enviaba las imágenes eróticas, y era ella. Pero en todas esas conversaciones vía Messenger no se puede probar que él se haya propasado, agregó.

Idalia Guerrero Ávila, abogada defensora del profesor Bairon Emilio Areché Montilla

“El artículo 396 literal C de la Ley 136-03, en el momento de analizarlo, tendrá que valorarse, que no hubo violencia, ni constreñimiento y que sí hubo un consentimiento por parte de la víctima para tener ese acercamiento amoroso, (besos, coqueteos), el cual duró un mes y cuatro días”, señaló Guerrero Ávila.

“Nuestra defensa siempre será positiva, disminuyendo cualquier sanción penal que pueda tocarle a él, por la condición de la joven ser menor de edad. Un juez que verifique que la sociedad va avanzando, tomará en cuenta qué tan grande fue el daño que él le pudo haber hecho a esa menor”, agregó.

Con relación a la medida de coerción, expresó que le establecieron una garantía económica de 300 mil pesos en modalidad bajo contrato, impedimento de salida del país, presentación periódica y una orden de alejamiento de la menor.

También, manifestó: “si el caso llega a un juicio de fondo, se sentaría un precedente de lo que se considera un abuso sexual en el país. Un juez de avanzada daría la última palabra, porque la ley es muy cerrada, pero con esto no digo que se permita una relación amorosa entre una menor de edad y una persona mayor”.

Testimonio de la estudiante

De acuerdo al informe del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, la adolecente en su testimonio dijo: “Bueno, él me atraía desde un principio, yo fui la que empecé, porque él me trataba bien, me hablaba, si necesitaba algo me lo daba, si necesitaba comprar algo, si necesitaba dinero también.

Mucho antes de la relación, yo le ayudaba con sus cosas del liceo, por eso iba a su apartamento”. También admite que ella le enviaba fotos en ropa interiores y que él sólo le llegó a enviar tres imágenes con frases.

“Le dije a mami que mejor le ponga una orden de alejamiento hasta que yo cumpla la mayoría de edad, porque no iba a permitir que sin él hacerme daño esté preso”, indica el informe del Inacif. “Me siento deprimida, uno cambia de humor, me he cortado la muñeca derecha, los puyones con un pincho fueron porque tuve unas discusión fuerte con mami.

Siempre he tenido pensamientos suicidas, a veces he escuchado que yo no sirvo, qué hago viva, que todo lo que pasa es mi culpa, por los problemas que mami y yo discutimos y por los que han venido ahora”, explicó.

La ADP

El presidente de la Asociación Dominicana de Profesores en Higüey, Esteban Castillo, aclaró que esta institución no apoya la relación que tuvo el profesor con su estudiante, como expresó la madre a través del programa de televisión “El Informe con Alicia Ortega”, transmitido el pasado lunes.

Esteban Castillo Garrido, presidente de la ADP en Higüey.
Esteban Castillo Garrido, presidente de la ADP en Higüey.

Asimismo, señaló que hay ocasiones en que las estudiantes asedian a los profesores y a los alumnos, pero los profesores aunque las 19 estudiantes sean mayores de edad, no pueden relacionarse ni aceptar ningún tipo de insinuaciones, y que si son menores menos, porque ellas no están en capacidad de decidir.

Lo correcto es aprender a manejarse, pero que el profesor no supo hacerlo. Además, las autoridades educativas no tuvieron la oportunidad de hacer ningún correctivo ante esta situación, porque la madre nunca lo comunicó y se trasladó directamente a colocar la denuncia ante la Fiscalía.

Recomendación psicológica La psicóloga infanto-juvenil, Stephanie Patricio, sugirió que en casos como este donde un adolescente expresa tener pensamientos suicidas y, sobre todo, si ya ha intentado hacerse daño, es importante que ella reciba una ayuda, un soporte terapéutico de un profesional, que les permita trabajar los problemas emocionales y familiares.

Cuando un adolescente se autolesiona es porque existe mucha carga emocional, hay ira, miedo, frustración. Muchas veces si la situación en la casa no está equilibrada, no hay armonía, no hay una confianza entre madre e hija, entonces ella al ver al maestro que podría quizás entenderla, veía algo positivo en esa relación, dentro de todos sus problemas, sostuvo.

Sin embargo, al etiquetarlo como un abusador, entonces emocionalmente eso le afecta porque está en la etapa de la adolescencia, donde se presenta el enamoramiento, la fantasía, las ilusiones y quizás ella no está viendo la realidad del problema. También el profesor debió poner un límite ante esa situación.