El procurador fiscal del distrito judicial La Altagracia, Edwin Encarnación Medina.

Fiscal titular de Higüey se desvincula de destitución de fiscalizadora Elizabeth Rijo

Julio González / [email protected]


HIGÜEY. El procurador fiscal del distrito judicial La Altagracia, Edwin Encarnación Medina, aseguró que no tiene nada que ver con la destitución de la ex fiscalizadora del Juzgado de Paz de Higuey, Elizabeth Rijo, tras suscitarse un altercado con la conserje Juana Dilia Paniagua.

Encarnación Medina destacó que “nosotros como Fiscalía debemos respetar la investigación que determinó la destitución de Elizabeth Rijo, y por tanto nosotros no podemos establecer nada, porque no somos la persona ni la institución ni el funcionario que tuvo que realizar ese proceso de investigación”.

Asimismo, lamentó la situación ocurrida y afirmó no tener “nada” en contra de la ex magistrada y de ningún otro empleado del Ministerio Público, al tiempo que reiteró no estar involucrado en el curso que se le dio a la investigación. Dejó claro que es la Inspectoría General de la institución la encargada de actuar “autónomamente”.

Añadió que “la incidencia de ningún otro fiscal penetra en esas decisiones. Y con relación a lo que ella (Rijo) dice no nos podemos expresar. Entendemos que ya hay una decisión y ella pueda hacer sus consideraciones, pero tenemos que dejar que los organismos correspondientes hagan su trabajo”, subrayó.

Encarnación se refiere a las acusaciones que de manera directa ha hecho la señora Rijo en su contra. Lo señala como responsable de su destitución, y le atribuye haberla desconsiderado y negarle el debido proceso en el caso que dio al traste con su cancelación de su rol como fiscalizadora.

El fiscal enfatizó que tiene el deber de acatar la decisión emitida por la Procuraduría General de la República, y por lo tanto no puede emitir ningún juicio de valor en torno a esa disposición.

Encarnación Medina precisó que a los efectos de este caso el artículo 97 de la Ley Orgánica del Ministerio Público expresa claramente que la Inspectoría General de esta instancia es el órgano permanente encargado de investigar, de oficio o por denuncia, las faltas atribuidas a miembros del Ministerio Público y presentar las acusaciones cuando corresponda.

El Tiempo contactó a la conserje Juana Dilia Paniagua para conocer su versión, quien expresó “no querer hablar más de esta situación con los medios de comunicación” e igualmente afirmó no estar “autorizada” por el fiscal Edwin Encarnación Medina.