FINANZAS PERSONALES / Cómo la “gente pobre” gasta su dinero (1-3)

Frank Marrero.

Frank Marrero/ [email protected]

Deseo compartir este artículo que leí en la revista Dinero e Ideas.
Ser “pobre” no sólo se trata de condiciones económicas sino también de cómo se percibe el dinero y se usa. No en vano existe la famosa frase de Bill Gates que dice: “si nace pobre, no es su culpa; pero si muere pobre, es su culpa”.
Aunque las oportunidades de vida y laborales determinan gran parte del éxito que una persona pueda tener a nivel financiero, existen otros factores y errores a la hora de pensar y concebir el dinero y esto, es lo que puede estar generando esa condición de “ser pobre”, que más que ser definido como el término social de no tener los recursos suficientes para suplir sus condiciones básicas de vida, se refiere a aquella persona que, a pesar de tener ingresos fijos y estables, no logra que el dinero “le rinda”.
La línea divisoria se basa en la toma de algunas decisiones y de la fijación de prioridades, así como el conocimiento de oportunidades favorables y la posibilidad de ingresar a mercados que les ayude a que su dinero sea invertido y, en vez de disminuir, crezca.
Así, existen algunos modelos de pensamiento y de administración del dinero que, en vez de estarlo ayudando a ser más exitoso financieramente, están haciendo que usted se quede en una posición de “pobre”:
• Trabajan para ganar, no para invertir: cuando se tiene la mentalidad constante de que se trabaja para suplir las necesidades diarias y cubrir con las deudas que se tienen, mas no son conscientes de que el dinero puede llegar a convertirse en la base de futuras ganancias. Claro, en ocasiones a veces el presupuesto puede resultar un poco estrecho para pensar en otro tipo de cosas, pero lo cierto es que quienes tienen una mentalidad exitosa con el dinero saben hacer sacrificios (así sean mínimos o básicos) para lograr que lo ganado dure más.
De acuerdo con Get Rich Slowly, mientras las personas consideradas como “ricas” trabajan para ganar dinero y ponerlo a trabajar a su favor, las personas “pobres” usan el dinero para no perderlo, es decir, lo dejan estático y no lo invierten para generar más ganancias. Éste es uno de los principales errores.