Finanzas Personales / Finanzas después del divorcio (2-2)

Frank Marrero.

Frank Marrero / [email protected]

Pero muchas esposas saben en su interior que no seguirá en la relación y comienza a proteger su dinero, ella tomara medidas para evadir los pagos que le toquen.
Es así como muchas personas entran en fuertes crisis económicas, se ven enfrentados a una nueva realidad en la que tienen que ser más conscientes del dinero que entra y que deben gastar en pagar cuentas, así como las responsabilidades financieras que adquieren. Y, aunque hasta aquí todo parece desastroso, lo cierto es que después de que se cae, sólo queda volver a levantarse.
Las personas divorciadas empiezan a ver su realidad financiera de una forma totalmente distinta de como la veían antes, cuando convivían con su pareja: ya no hay cuentos de hadas, es más realista y cruel, muestra que si no se trabaja fuertemente, no se pueden pagar las cuentas y que sólo dependerá de usted ahorrar o invertir.
Además, también influye para desarrollar habilidades financieras: cuando se está en pareja se dividen las responsabilidades, pero ahora a la persona divorciada le toca asumir hacer un presupuesto, saber cuándo un producto está costoso o no, o si se puede dar el lujo de comprarse esos zapatos que tanto quiere y comer arroz y huevos durante el próximo mes.
Es así como se empieza a generar una mayor conciencia financiera sobre la realidad y le permite usar el dinero de forma mucho más inteligente que aquellas personas que continúan casadas.
¿A quién le va mejor?
Una investigación reportada en The Guardian Lyfe an style de estados unidos, el cual señala los efectos del divorcio en la creación de riqueza: los hombres suelen enriquecerse más, luego del divorcio, incrementando sus ganancias en una tercera parte, mientras que las mujeres tienen una peor parte porque pueden reducir hasta en una quinta parte su riqueza; en lo que influyen factores de trabajo y sostenimiento del hogar (ellas suelen quedarse en la casa matrimonial).
Personalmente yo creo que quien queda más mal después del divorcio es el hombre, aunque el se recupera más rápido.
Pero, por otro lado, las mujeres que deciden divorciarse logran ser mucho más felices o alcanzar ese estado de tranquilidad y felicidad más fácilmente, que los hombres.