EXISTENCIA, MUNDO Y HUMANIDAD / La guerra, la búsqueda, el secreto y el misterio

Muriel Frías Hidalgo.

Muriel Frías Hidalgo[email protected]

Por lo menos para el que piensa, deja motivos para pensar el comportamiento de las tropas militares en suelo extranjero, específicamente las estadounidenses. Si no han contado el motivo real de los enfrentamientos: ¿que justifica entonces el saqueo sistemático a los museos arqueológicos y la destrucción masiva de templos en estos pueblos que están en estado de guerra?
Mientras el pentágono lanzaba un comunicado oficial que prohibía los saqueos, camiones eran llenados de reliquias de la civilización mesopotámica sacadas de Irak en 2003, ciudad de Bagdad.
Durante los disturbios que azotaron el país del El Cairo en febrero de 2011, su museo perdió dos estatuas de Tutankamón y otros 16 objetos de gran valor. De las 1089 piezas de la colección del Museo Nacional Malawi, en Egipto, 1040 fueron robadas en el curso de los escalofriantes y sangrientos enfrentamientos que sacudieron el país durante toda esa fecha.
A finales del mismo año (2011) fue quemado casi por completo el edificio del Instituto Científico de Egipto en El Cairo. Los voluntarios lograron salvar unos 30.000 libros del total de 196.000 que había en la biblioteca del centro. Una de las piezas únicas que quedó reducida a cenizas fue la ‘Descripción de Egipto’, que encargó Napoleón a un grupo de científicos durante su campaña por el Nilo.
En septiembre de 2012 El monasterio de Sednay (fundado por el emperador Justiniano y cuyos habitantes aún hablan arameo, la lengua de Jesús), la mezquita Umayyad en Deraa, las ruinas de Bosra y edificaciones de época bizantina en Al Bara, Deir Sunbel y Ain Larose, en el norte del país, figuran entre los innumerables monumentos históricos dañados y saqueados desde el inicio de la guerra en Siria.
Todavía la gente cree que las guerras son por petróleo o por el control de uno que otro pedacito de tierra. La verdadera guerra se efectúa por información, por secretos y por la búsqueda imparable del misterio mayor y más antiguo que ha estado tratando de hallar el hombre desde que tiene memoria.