Meregildo Díaz.

Ex diácono Meregildo, figura principal de una historia espeluznante

Oscar Quezada / [email protected]

Santo Domingo. El próximo lunes, el Tribunal de Ejecución de la Pena de San Cristóbal conocerá uno de los casos más sonados en la opinión pública nacional, y que tuvo como protagonista principal a un diácono y a una joven pareja de esposos, mandados a matar y posteriormente a quemar por orden expresa de este religioso.

El diácono, que tras el horrendo crimen fue despojado de esta categoría religiosa, es el señor Meregildo Díaz Díaz, quien siempre negó tuviera que ver con el doble homicidio.

La pareja asesinada fueron los jóvenes Yaniris Sánchez y Joel Sarmiento. Para ellos, la pesadilla de la que nunca despertaron comenzó el 5 de febrero del 2005, cuando fueron raptados por tres hombres que tenían instrucción de matarlos a tiros, descuarizarlos, meterlos en un tanque de 55 galones y después incinerarlos.

Así lo hicieron. Entonces el país fue testigo de un largo proceso judicial que destapó la decadencia moral que en las últimas décadas ha afectado al mundo religioso en República Dominicana. Ni más ni menos: El entonces diácono tenía una relación sentimental con Joel Sarmiento, y ordenó su muerte junto a su esposa por problemas vinculados a esos amoríos.

“Yo no tengo nada que ver con eso”.

Esta frase se volvió recurrente en boca de quien se decía representante de la orden de los capuchinos y dirigió el Centro Infantil de Hainomosa, donde se incubó la historia fatal que involucró el maridaje de Díaz y Sarmiento.

Pero las mentiras de este religioso fueron neutralizadas por un Ministerio Público radical, encabezado por el ex fiscal y experimentado abogado Perfecto Acosta. Las inventivas de Meregildo Díaz llegaron a su fin, cuando el 27 de agosto del 2005 el juez Julio César Lara, de la Tercera Sala de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia de Santo Domingo, lo condenó a 20 años de prisión.

La decisión judicial también castigó con 30 años de cárcel al sargento del Ejército, Valentín Rosado de Jesús, quien desmintió a su jefe e ideólogo del plan macabro, diciendo ante el tribunal que Díaz Díaz le pagó RD$30,000, para que sacara del mundo de los vivos a la pareja de esposos. Díaz fue enviado a Najayo y su cómplice matón al penal de La Victoria.

…Y quiere su libertad

El pasado 27 de agosto, de este hecho se cumplieron once años. Díaz podría ser nuevamente objeto de atención pública, después de que diera a conocer su intención de quedar libre mediante libertad condicional.

Es por esto que el abogado de los parientes de Yaniris y Joel, el combativo Pedro Duarte Canaán, alerta al país para que esté atento al devenir de esta nueva fase en una historia que se daba por terminada.

“¿Se encuentra el colectivo nacional en condiciones óptimas para recibir a un psicópata frio, despiadado, cruel y diabólico como Meregildo Díaz Díaz?”, se preguntó Duarte Canaán, en un despecho de prensa difundido por su oficina de abogados en la capital.

Agrega que las dos familias (la de Yaniris y Joel) “representadas legalmente por nuestra firma legal informan al país que objetan matemáticamente la petición de libertad tramitada por el ex diacono, en el entendido de que los 20 años que le impusieron como pena privativa de libertad no resultan suficientes para convalecer las recónditas laceraciones causadas por esta inhumana acción”.