Con Estilo / Otras tareas del anfitrión

Alma Julián.

Alma Julián / [email protected]

Son múltiples las tareas que tiene un anfitrión en un acto oficial. Todas ellas pasan por el cumplimiento de los objetivos que se proponen, el trato amable a los invitados, la constante atención a los mismos, el cumplimiento del programa previsto, el respeto hacia los invitados, la integración de todos.
A la hora de los discursos, el anfitrión es el primero en dirigir la palabra, agradecer la asistencia, explicar los motivos del acto, presentar a los demás invitados o, a quienes le acompañan a presidir.
Si el anfitrión es al mismo tiempo la máxima autoridad, un representante del propio anfitrión será el primero en intervenir (el caso de un concejal con respecto a su alcalde) y cerrará el anfitrión, quien en todo momento va concediendo o anunciando las intervenciones de acuerdo al orden del día que previamente se ha elaborado (casi siempre lo asiste un moderador).
Si se trata de una comida, el brindis lo efectuará el anfitrión. Este es quien marca el inicio del acto y quien, igualmente, señala el final del mismo, procurando que no se retrase en exceso y que tampoco se prolongue más allá de lo lógico, pues el tiempo es oro para todos. Especialmente en una comida, el tiempo ha de dividirse muy bien y hay que saber terminarla a tiempo.
El anfitrión, al igual que recibe, despide, y en el mismo sitio o lugar. Envía las invitaciones a los actos y se ocupa personalmente (con la colaboración de su equipo de protocolo) de todos los detalles de los actos. El mejor anfitrión es aquél que sabe moverse sólo y muestra continuamente un gran dominio de la situación.