Con Estilo / Etiqueta y “fastfood”

Alma Julián.

Alma Julián / [email protected]

El auge de la comida rápida es imparable. Su bajo costo, su rápido servicio y sus atractivos productos para los más jóvenes, conforman todo ello la combinación perfecta para tener éxito. En la mayoría de estos establecimientos se prescinde de los cubiertos habituales para comer. Por eso es bueno tener en cuenta algunas sugerencias importantes con respecto a este tipo de establecimientos en lo que respecta a la forma de pedir la comida y comportarse. Sea considerado con los demás, una vez en la fila, además de tener claro lo que desea pedir, tenga preparado el dinero aproximado que tiene que pagar por su pedido.
El tiempo que no pierde en pedir su menú, tampoco lo debe perder rebuscando en su cartera el dinero, mientras detrás de usted hay una larga cola de personas que esperan hacer su pedido. Si por casualidad, quien le atiende es un conocido, amigo o familiar, no tenga una conversación. En este tipo de establecimientos hay que tratar de ser rápidos, claros y concisos.
El movimiento de personas que tienen a diario es tan grande, que no pueden atender de la misma forma que lo hace cualquier otro tipo de establecimiento comercial. Eso no quiere decir que no lo hagan con buenas maneras y educación.
La rapidez no está reñida con la cortesía, los buenos modales y la educación. Recuerde, que a la hora de comer debe seguir las mismas reglas que en cualquier otro lugar, aunque utilice las manos en vez de los cubiertos, no hablar con la boca llena, no masticar con la boca abierta, no beber sin haber terminado el bocado que mastica, etc.