Ancianos protestan por mejores condiciones de vida.

Este informe revela el buen negocio de los fondos de pensiones

Martín Sánchez / [email protected]

Santo Domingo. En los últimos meses, diversos sectores de la República Dominicana han estado “cocinando” una modificación a la ley 87-01, las normas donde descansa el Sistema Dominicano de Seguridad Social, y la misma que ha hecho millonarios a un grupo de empresarios a “costilla” de la masa trabajadora dominicana, sin tener un acceso digno a su pensión a la hora de su retiro.

A esas voces que claman por una modificación se ha añadido un informe que cuestiona las ganancias y el modelo de inversión de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFPs), cuyos dividendos superan los US$500 millones.

En el documento de 88 páginas, titulado “Pensiones: ¿Seguridad social o gran negocio?”, que hace una radiografía del sistema de Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y presenta una propuestas para un nuevo modelo, se cuestiona un negocio de unos pocos beneficiados con una renta parasitaria no productiva ni fruto del esfuerzo empresarial, mientras se está dejando de asegurar el derecho humano y el derecho constitucional de todo dominicano y dominicana a la seguridad social.

“El sistema de cuentas individuales es esencialmente anti solidario y genera bajísimas tasas de reemplazo y, por tanto, jubilaciones de pobreza, a diferencia de los Sistemas de Reparto que existen en los países desarrollados y naciones latinoamericanas que son modelos en materia de pensiones”, indica el informe.

El documento elaborado por la Fundación Juan Bosch, Fundación SOL y Médicos del Mundo, busca poner en manos de los ciudadanos elementos para discutir si en realidad en el país se está garantizando la seguridad social y el derecho a la misma con acceso universal. O bien se ha construido un negocio con fines de lucro que no protege el derecho establecido, mientras genera jugosas ganancias para unos pocos mediante el sacrificio de la mayoría.

“Bajo este sistema, se ha construido el primer sistema de pensiones de carácter nacional y no focalizado, que es administrado por Administradoras de Fondos de Pensión (AFPs) de carácter privado o bien de propiedad pública pero que funcionan bajo la lógica empresarial privada”, relata el documento.

Actualmente, indica el informe, solo un 32,3% de la Fuerza de Trabajo está cubierto, lo cual representa un porcentaje aún muy bajo. Si bien en los últimos años ha aumentado la cobertura de personas que cotizan en el sistema de pensiones dominicano, actualmente sólo un 32,3% de la Fuerza de Trabajo está cubierto, lo cual representa un porcentaje aún muy bajo.

“En la República Dominicana se está asegurando un negocio de unos pocos beneficiados con una renta parasitaria no productiva ni fruto del esfuerzo empresarial, mientras se está dejando de asegurar el derecho humano y el derecho constitucional de todo dominicano y dominicana a la seguridad social”, indica el documento.

Mientras los empresarios insisten en un supuesto “elevado costo laboral”, el sistema de pensiones constituye en realidad un elevado costo patronal-financiero, a través del cual fluyen recursos para la banca y los grupos controladores de la misma, dejándose en desamparo a trabajadores y trabajadoras y a la inmensa mayoría de pequeños y medianos empleadores, que en vano aportan sus ahorros al sistema, relata el informe, el cual fue elaborado durante los últimos meses del 2015 y el primer semestre de 2016.

Un sistema excluyente

Este sistema, que lleva 16 años de vigencia, le ha asegurado, según el informe, un negocio rentable para un grupito que ha dejado de asegurar “el derecho humano y el derecho constitucional de todo dominicano y dominicana a la seguridad social”.

Asimismo, puede verse con claridad que mientras el gran empresariado ha insistido en un supuesto “elevado costo laboral”, el sistema de pensiones constituye en realidad un elevado costo patronal-financiero, a través del cual fluyen recursos para la banca y los grupos controladores de la misma, dejándose en desamparo a trabajadores y trabajadoras y a la inmensa mayoría de pequeños y medianos empleadores que en vano aportan sus ahorros al sistema.

Las quejas sobre las faltas de coberturas de este Sistema de Seguridad Social ha llegado al Palacio Nacional, donde el Gobierno, tras recibir los planteamientos de los senadores, presentó el informe que modifica la Ley 87-07 a diversos sectores y será devuelto al Congreso para una posible modificación que se hará antes de finalizar el año. En ella, se busca reducir de un 30 a un 15 por ciento las ganancias de las AFPs.

En los próximos días, dicha modificación a la referida ley será uno de los temas más sonados en el Congreso Nacional. Lo que se busca corregir son las inconformidades que tiene el sistema, como los límites de cobertura del Plan Básico de Salud y las altas tarifas de co-pago.

 Igualmente, la tímida ejecución de los Centros de Atención Primaria, los amplios márgenes de beneficio de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFPs) y las bajas expectativas con respecto a los montos de jubilación que recibirán los trabajadores al final de sus años de vida productiva, según dijo la semana pasada Chanel Rosa Chupani, director del Seguro Nacional de Salud (Senasa).