Enfermedades laborales más comunes

Julio González / [email protected]

Verón. Muchas personas piensan que por el hecho de estar en el trabajo no están expuestas a sufrir algún tipo de enfermedad. Sin embargo, están muy equivocados. La falta de organización, las malas posturas, la mala alimentación y el estrés, son factores que pueden desencadenar molestias muy peligrosas.

Por eso, es importante que durante una jornada laboral se realicen pausas activas; el cuerpo no puede permanecer más de tres horas en una misma posición, por lo que es recomendable oxigenar el cerebro y relajar los músculos, realizando estiramientos, hidratándolo y dejando por un momento las actividades cotidianas.

De igual forma, es importante contar con una alimentación balanceada y no saltarse las comidas, pues esto puede provocar desmayos, alteraciones en la sangre, el corazón y problemas de azúcar.

El médico familiar José Esmurdoc, de Punta Cana Doctors, recomienda que el trabajador se desempeñe en un medio ambiente estable para el desarrollo de sus funciones que garantice su bienestar. “El trabajador que se sienta afectado tiene un supervisor que debería tomar nota de lo que está padeciendo el empleado, sobre todo si está relacionado a sus labores, porque eso es lo que cuida la medicina del trabajo que incluye factores como la salud mental, física y social”, explica.

Esmurdoc aseguró que hay empleos en los que se pueden adoptar medidas preventivas, pero el riesgo es mayor dependiendo de las funciones que realicen.

Asimismo, el especialista acotó que el trabajador debe efectuar las tareas siempre y cuando se siente le guste, lo cual garantiza un mejor desempeño y se evitaría caer en estrés laboral. “Hay gente que hace cosas que no le gusta por una razón u otra, también influye en ese estrés los compañeros de trabajo, jefes y la actitud hacia ese  empleo determinado. Lo mejor es hacer las labores correctamente y algo muy importante como lo es no sobrecargarse, además de saber distribuir su tiempo tanto el libre como el de trabajo”, puntualiza.

Otras afecciones laborales:

Dolor de espalda:

Los dolores de hombros, cuello y cintura son de los más reportados. El diseño deficiente del lugar de trabajo, desde el punto de vista ergonómico, se relaciona con esto. Es muy común tener sillas con respaldo inadecuado y escritorios muy pequeños. Los empleados pueden llegar a sufrir, por ejemplo, síndrome del túnel carpiano, causado por la flexión reiterada de la muñeca, que produce pérdida de fuerza en las manos.

Fatiga visual:

¿has sentido que tienes arena en los ojos, éstos se encuentran rojos y te arden? Son síntomas de la fatiga visual, otro de los trastornos comunes, causado por la continua lectura de documentos, las computadoras sin protectores visuales o mal colocadas (frente a una fuente de luz).

Agotamiento:

Entre la gente de oficina, como administrativos, personal de telemarketing y servicio al público, puede aparecer el síndrome burnout (agotamiento profesional). Entre los síntomas están: fatiga, aburrimiento, frustración y, en general, un sentimiento de perder el interés en lo que se hace.

Obesidad:

Representa una situación en aumento, sobre todo por los hábitos de sedentarismo. En muchos casos, las personas pasan largas horas sentados y eso incrementa la ingesta de comida chatarra. En los comedores de las empresas existe poca información respecto a cómo cuidar tu alimentación y las complicaciones que este padecimiento genera.