En Verón-Punta Cana urge la construcción de un relleno sanitario

Alberto Arismendi  /[email protected]

Verón. La gestión de los residuos sólidos es un proceso complejo que comprende la recogida, transporte, tratamiento, reciclaje y la eliminación. A través del tiempo, la disposición final de los residuos sólidos ha sido motivo de preocupación, tanto del Gobierno Central como de los gobiernos locales.

El distrito turístico más importante del país, y uno de los más visitados en el Caribe, no escapa a esta situación, debido a la contaminación que producen los desperdicios en las vías pública, producto de la falta de regularidad en su recogida o de camiones adecuados para la recolección, sumado esto a la falta de educación ciudadana por lanzar la basura a las vías públicas.

Asimismo, la ausencia de un sistema de clasificación y reciclaje de los residuos en los vertederos oficiales y la gran cantidad de botaderos improvisados.

Sumado a esto, no se cuenta con un relleno sanitario ni con políticas públicas sostenidas en el tiempo que ayuden a resolver el problema de la basura para convertirla en materia prima y fuente de riqueza, lo que afecta de manera proporcional la salud de los moradores y el medio ambiente.

SITUACIÓN ACTUAL

En el 2000 se promulgó la Ley 64- 00 sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales, y varios años después, la 176-07 del Distrito Nacional y los Municipios. Esta última estableció varias competencias relacionadas con la preservación del medio ambiente y la gestión de los residuos sólidos, tales como normar y gestionar el uso de las áreas verdes, la higiene y salubridad públicas, así como la limpieza y el ornato público, al igual que la recolección, tratamiento y disposición final de residuos sólidos.

Además, la Ley 120-99, en la que se establecen regulaciones y multas para quienes incumplen con la recolección y el desecho de los residuos sólidos. El artículo 3 de la Ley 166-03 estableció en 10 % el monto que deben recibir los ayuntamientos, como partida del presupuesto de ingresos y gastos públicos del Estado, pero este porcentaje nunca ha sido entregado completo.

En consecuencia, los ayuntamientos se valen de otras formas de ingresos establecidos por las leyes, tales como los cobros por la recolección de los residuos, el uso de espacio público, vallas publicitarias, edificaciones y uso de suelo, entre otras. En suelo dominicano se han identificado 348 botaderos de basura y tres vertederos semi controlados, los cuales reciben una producción global diaria de 7,891 toneladas de residuos a cielo abierto, según estudios realizados por el Programa de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional para la Protección Ambiental en el 2011.

Infografía de un relleno sanitario.

De los tres vertederos identificados en el territorio nacional, el de Duquesa es el más grande: recibe un promedio de 3,750 toneladas de basura diariamente, provenientes del Distrito Nacional. Aquí, en el Distrito Turístico, se utiliza el botadero de Guiri Gui para depositar los residuos por parte de las autoridades y de los hoteles que utilizan empresas privadas para su recolección. En el Distrito Turístico de Verón-Punta Cana urge la construcción de un relleno sanitario.

GESTIÓN DE LOS RESIDUOS SÓLIDOS

La recolección de desechos por parte del gobierno local, requiere de muchas horas diarias de trabajo, por lo que cualquier retraso genera un impacto negativo. Las juntas de vecinos deben ser un apoyo importante para que estas operaciones sean llevadas a cabo con el debido éxito. Estas organizaciones son los aliados principales que sirven de guía para influir en que los vecinos cooperen sacando la basura en fundas en los días y horas correspondientes. También, se puede desarrollar un plan ordenado y sectorizado, con el que se sabe la cantidad de basura que produce cada barrio, lo que permitiría hacer un mejor trabajo en la recogida de desechos.

EL EJE VERÓN – BÁVARO, DE LOS MÁS AFECTADOS

En el distrito turístico se puede encontrar hoy en día, algunos sectores y poblaciones con altos niveles de contaminación ambiental. La multiplicación de botaderos improvisados en varios sectores, incrementa cada día más la situación que afecta a los residentes y al turismo en general. “Se abrirá un licitación pública para buscar alguna empresa que tenga la experiencia y cuente con los recursos para poder instalar el relleno sanitario y buscar la solución”, Elvis Martínez, vocal de la Junta Municipal Verón-Punta Cana.

Las cuencas hídricas son las más afectadas por la contaminación producto de la falta de un relleno sanitario. Los problemas responden principalmente a los depósitos de basura directo a la tierra sin haber un tratamiento adecuado, por lo cual es absorbido y llega hasta las fuentes naturales en el subsuelo. Sin embargo, la gran preocupación siempre ha sido la recogida y el destino final de la basura y de los residuos sólidos.

Más aún, la provincia posee niveles de contaminación alarmantes que la convierten en una de la provincia con altos niveles de contaminación del país. Esto a consecuencia del mal manejo de los desechos sólidos y aguas residuales, así como la combustión de los desechos que incluyen materiales tóxicos a cielo abierto.

POLÍTICAS TOMADAS EN CUENTA EN LA ACTUALIDAD

El pasado director de la Unidad de Gestión Ambiental (UGAM), de la Junta Municipal Verón-Punta Cana, Francisco Américo Aristy, dijo que un relleno sanitario debe cumplir con las políticas con cuatro componentes ambientales, a los que deben dar estricto seguimiento: manejo de reciclaje, de lixiviados, de gases y el tapado de la basura.

En ese mismo sentido, indicó que la construcción del relleno sanitario debe marcar la pauta con el inicio del manejo de desechos conservando el medio ambiente, eliminando las humaredas y los residuos que contaminan las aguas subterráneas. De su lado, el director de Medio Ambiente de la provincia La Altagracia, Ramiro Sánchez Melo, informó que en este momento no hay un proyecto para la construcción de un relleno sanitario por parte del Ministerio del Medio Ambiente.

“La Dirección Provincial de Medio Ambiente tuvo que habilitar nuevamente el vertedero de La Otra Banda para ayudar a paliar la situación de la recolección de la basura en la provincia mediante un permiso provisional, ya que los dueños están actualizando los permisos ambientales” indicó Sánchez Melo.

El ejecutivo manifestó que el director de la Junta Municipal Verón-Punta Cana, Ramón Ramírez, sometió un proyecto al Ayuntamiento de Higüey para la construcción de un relleno sanitario, y que está en las manos de los regidores su aprobación, ya que no cuenta con los recursos para su construcción.

“El ministerio en este momento se dedica a asesorar a la Junta Distrital sobre el manejo de los residuos sólidos, para paliar la situación momentáneamente”, resaltó. Mientras que, el Juan Bautista Polo, coordinador de Salud Ambiental de la provincia de La Altagracia, indicó: “la situación es bastante complicada, porque no hay un programa de educación ciudadana en el manejo, recogida y disposición final de los desechos”.

También señaló que no se le está dando el manejo adecuado al botadero de Güiri Gui con la quema a cielo abierto de los desperdicios y la falta de clasificación de la basura, lo que contribuye a la contaminación del ambiente.

“Se debe planificar la construcción de un relleno sanitario que conlleve una buena ubicación, la clasificación de los residuos, compactarlos adecuadamente y poder sacar un beneficio para la población mediante el uso de las energías alternativas que se pueden obtener”, agregó Polo. Por último, señaló, que debe existir la voluntad política, tanto del municipio como del Gobierno Central, para la construcción del relleno sanitario que permita solucionar la contaminación.

ACCIONES DE LA JUNTA DISTRITAL DE VERÓN-BÁVARO

Anteriormente, debido a gestiones deficientes en la recogida y disposición final de los residuos, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales se ha visto en la necesidad de intervenir en algunos ayuntamientos en temas del ambiente, como es el caso del vertedero de La Otra Banda y el improvisado por el sector El Ejecutivo el año pasado, cuya situación de descontrol en la recogida de la basura provocó situaciones inmanejables en materia de salubridad.

En la actualidad, la Junta Distrital junto a otras empresas privadas, se está ocupando de la recogida y disposición de los desechos sólidos en el polo turístico, llevado la basura al botadero del sector de Guiri Gui. En cuanto a la posible construcción y gestión de un relleno sanitario por parte de la Junta Distrital, no se pudo obtener información oficial de su parte al ser consultados por este medio. El pasado director de la UGAM, Francisco Américo Aristy, señaló que en el distrito se generan alrededor de 500 toneladas diarias de basura, de las cuales el 48 % va a parar a los ríos, por la falta de conciencia y educación de la población.

“La Junta Distrital no cuenta con los recursos económicos para poder resolver el problema de la basura de fondo, y que los hoteles de la provincia que generan la gran mayoría, así como otras grandes empresas, no pagan por la utilización del botadero, sólo pagan por el retiro de sus instalaciones a empresas privadas”, agregó Aristy.

También informó que el promedio, a nivel de las islas del Caribe es de 24 dólares por cada tonelada de basura depositada en los vertederos. Adicionalmente, Elvis Martínez, vocal de la Junta Distrital indicó que el costo de la construcción de un relleno sanitario está por el orden de los 30 millones de dólares, y que el cabildo no cuenta con esos recursos, pero que están buscando una solución definitiva, no una parcial.