El experto Leonardo Reyes Madero, ingeniero Sismo-Resistente.

En la República Dominicana hay más de 7 mil edificaciones sin especificaciones antisísmicas

Fausto Adames / [email protected]

Punta Cana. En la República Dominicana existen más de 7,000 edificaciones, entre construcciones escolares, hospitales y subcentros de salud, que fueron desarrolladas sin las especificaciones técnicas para resistir terremotos.

Por tanto, de ocurrir un evento de esta magnitud, el país corre el riesgo de que puedan perderse muchas vidas de niños, profesores y personas que asistan a esas escuelas y subcentros de salud, porque la mayoría de esas edificaciones no fueron concebidas ni analizadas para soportar el impacto de un sismo.

Esas revelaciones fueron hechas por el ingeniero Leonardo Reyes Madero, experto en ingeniería Sismo-Resistente, quien advirtió que el país cuenta con más de 7,000 edificaciones escolares, cientos de subcentros de salud y hospitales, cuyas estructuras no fueron analizadas bajo el concepto de que este era un país sísmico.

Sin embargo, el experto afirma que esta situación es grave, pero puede ser remediada. “Simplemente hay que mirar esas edificaciones, hacerle las evaluaciones de vulnerabilidad y entonces sobre esa base, si requieren de algún tipo de refuerzos, reforzarlas”.

A pesar de esta realidad, el experto Reyes Madero aseguró que la buena noticia es que aún estamos a tiempo para remediar esa situación, puesto que “no podemos hacer el país de nuevo otra vez, pero si tenemos tiempo de comenzar a reforzar esas edificaciones”.

Sobre todo, enfatizó en que hay que mejorar las estructuras de los edificios de uso público, donde se concentran mucha gente diariamente, y evaluar para conocer si tienen algún tipo de vulnerabilidad de frente al último reglamento sísmico que fue elaborado en el 2011, y que es mucho más riguroso.

“Si logramos arreglar algunas de estas edificaciones, será un paso de avance enorme si conseguimos por lo menos reparar y reforzar 100 o más escuelas y subcentros de salud”. “Así, estaremos más tranquilos de que por lo menos en esas edificaciones los niños y demás personas estarán seguros”, recomendó.

Reyes recomienda a todos los habitantes del país “hacer cada día más conciencia del problema sísmico al que no escapa la República Dominicana, para poder entenderlo y aportar soluciones adecuadas y económicas”.

Dijo que “seguimos construyendo y haciendo nuevas edificaciones con un nuevo código sísmico, pero no nos hemos puesto ni siquiera a estudiar el código conceptualmente, porque nuestras universidades siguen en su gran mayoría de espaldas a nuestra realidad sísmica”, advirtió.

Según Reyes Madero, necesitamos comenzar a educar a los niños, a las comunidades y a los profesionales para que entiendan el problema en toda su magnitud.

“Es decir, necesitamos llevar este problema a la luz pública, porque en la medida en que somos más conscientes de lo que nos puede suceder, eso nos despierta el interés y nos ayuda a ser más proactivos para enfrentar el problema”, enfatizó.

Costo

 Reyes Madero especificó que las edificaciones se pueden construir con las especificaciones antisísmicas, porque estas no elevan más de un 3% el costo de las construcciones, si están bien concebidas.

Los planteamientos de Reyes Madero fueron emitidos en su charla sobre “Ingeniería Sismo-Resistente”, realizada el miércoles pasado en el Salón Yauya del Hotel Westin PuntaCana.

En su charla, el experto explicó a los ingenieros, arquitectos, desarrolladores, constructores y supervisores de obras agrupados en la Asociación de Desarrolladores y Constructores de la Provincia La Altagracia (Adecla), la importancia de aplicar correctas técnicas constructivas con productos y servicios normatizados.

Reyes Madero alertó que se parte desde el principio de que todas las torres que se construyen en Santo Domingo, cuentan con sus diseños sísmicos, porque son obras realizadas en los últimos 30 años en que el país cuenta con un reglamento sísmico.

Sin personal suficiente

 No obstante, esta premisa, el experto advirtió que no puede afirmar que todas las obras que se construyen están cumpliendo con las especificaciones agregadas en el reglamento antisísmico, porque como hay un volumen tan grande de edificaciones en el país, el Ministerio de Obras Públicas, que es el organismo que tiene la responsabilidad de revisar esas obras, no cuenta con personal suficiente para tanta demanda.

Por eso, el experto ha propuesto en muchas ocasiones que se le dé la oportunidad al sector privado, de colaborar con Obras Públicas para ayudarle en la parte de supervisión y control de las obras, y para que se garantice que lo que está en los planos es lo que se está construyendo.

“Porque a veces el inspector no va a una obra y si no ve un vaciado de losa, ya no hay garantías de que lo que decía el plano fue lo que se hizo ahí”, dijo.

Indicó que el reglamento antisísmico es una ley y Obras Públicas es el organismo que por ley está facultado para penalizar a los constructores que no apliquen este reglamento.

Explicó que la penalización consiste en que si el día en que aquí venga un terremoto y se caiga un edificio y un constructor fue quien lo diseño, se revisarán todos los expedientes de ese constructor y si cumple con el código no habrá problemas, pero si no irá a la cárcel.

Advirtió que generalmente todos los edificios altos que se construyen en el país hoy en día tienen que ser necesariamente construidos con las especificaciones antisísmicas, aunque expresó que llegó un momento en que en el Ministerio de Obras Públicas no se requería el análisis sísmico para edificaciones menores de 4 pisos.

“Pero ya en el nuevo código hasta en las edificaciones de un solo piso es obligatorio que se consideren las especificaciones antisísmicas”, dijo.

Edificaciones turísticas

 Reyes Madero reveló además que la zona en que se encuentra el Distrito Municipal de Verón-Punta Cana y toda la provincia La Altagracia ha sido incorporada al nuevo Mapa Sísmico, puesto que la región no estaba incluida en el primer mapa elaborado para identificar las zonas que se encuentran en riesgos sísmicos.

El experto entiende que las edificaciones turísticas toman muy en cuenta el análisis sísmico porque representan otro tipo de inversión. Reyes Medero está consciente de que muchos de los proyectos turísticos están diseñados sísmicamente.

Explicó que en cuanto a las estructuras antisísmicas el país tiene 3 situaciones. La primera es que desde el 1979 al 2011 a todas las edificaciones se le han considerado el diseño sísmico porque están construidas en el período en que fue creado el primer código sísmico.

Por tanto, todas las edificaciones construidas desde el 1930 al 1979, no se consideraban los peligros de terremotos.

Explicó que luego se elaboró el código del 2011, que es mucho más riguroso que el anterior, y “supone que las edificaciones que construimos con ese código son mucho más seguras todavía”.

Opinión de Adecla

 Mientras el Ingeniero Quilvio Tió Schotborg, presidente Adecla, afirmó que estas recomendaciones del experto son muy importantes, porque tienen la intención de crear conciencia entre los constructores.

“Muy bien lo expresó el ingeniero Reyes Madera, para que todo el que construya tome en cuenta muchas cosas que se descuidan por desconocimiento”, advirtió.

Tió alertó que lamentablemente la normativa no especifica todo al pie de la letra y en una construcción hay muchas cosas que hay que tomar en cuenta, por experiencias que ya han pasado, ya sea en República Dominicana o en muchas partes del mundo.

El presidente de Adecla entiende que hay muy buena voluntad, “porque nadie que construye quiere que se le caiga nada, pero que muchas veces se pueden cometer errores, no solo aquí, sino en cualquier parte del mundo por desconocimiento.

“Y precisamente esto es lo que queremos atacar, para que la gente sepa cómo se deben hacer las cosas y puedan contar con empresas como Gerdau Metaldom para poder adquirir los productos y servicios que puedan ofrecer a los constructores”, dijo.

Recomendó a nivel técnico a todo el nuevo desarrollo que está en proceso en la zona atender a todos los reglamentos y valerse de ellos, siempre estar actualizado en todo lo relacionado a la construcción, no solo en la terminación, sino también en la parte estructural.

Esto así, de tal forma que el diseño arquitectónico y estructural vaya de la mano desde el inicio, para hacer que los proyectos sean buenos y seguros y para que no se vayan los costos de la mano en conseguir que tengan la resistencia necesaria, afirmó.

“La charla de Reyes Madero tuvo el objetivo de hacernos llegar a los constructores las razones por las cuales fue movida la zona sísmica a la región donde estamos construyendo, como también conocer los productos de la compañía Gerdau Metaldom, y sus sistemas de acero figurado que en el país es algo nuevo y no mucha gente los utiliza”, expresó.