Educación y Sociedad / Alerta de acción: el VIH entre nosotros

Educación y Sociedad / Alerta de acción: el VIH entre nosotros

Felipe A. Mota

Felipe A. Mota /
felipe.mota_15@hotmail.es

Desde la aparición del VIH en la humanidad, y la detección de sus posibles causas, las sociedades han puesto en marcha medidas bien definidas para contrarrestar una pandemia que según estudios ya ha alcanzado a más de 34 millones de personas en todo el mundo. No obstante, a pesar de los esfuerzos proporcionados, el VIH sigue siendo uno de los mayores desafíos que hemos tenido que enfrentar. Por ello, se considera pertinente la necesidad de identificar y evaluar la naturaleza del problema y cuáles comportamientos son propicios para disminuir los niveles de riesgo.
De acuerdo a datos arrojados por el Informe de Seguimiento 2010 de los ODM, en República Dominicana se reportaron un total de 57,540 personas viviendo con VIH. Y según el Informe de Estado Epidémico en República Dominicana (2014), existen tres grupos de prevalencia de esta pandemia, correspondiendo al siguiente orden de incidencia: 1) GTH: Gays, Transexuales y Hombres que tienen sexo con otros hombres. 2) TS: Trabajadoras Sexuales. 3) UD: Usuarios de Drogas. Además, en concordancia con el mismo informe, en las provincias en las cuales persisten tal epidemia de forma generalizada, están: Valverde, Dajabón, Montecristi, Santiago Rodríguez, La Vega y Elías Piña.
Partiendo de dichas cifras y dichos estudios, nos queda la interrogante de cuáles comportamientos son los que nos están induciendo a altos niveles de vulnerabilidad, y está claro que dichos comportamientos se deben, por lo general, al contacto sexual sin protección, al uso de jeringas infectadas, y/o comportamientos promiscuos en altos niveles de riesgos. No obstante, es importante resaltar que hemos tenido grandes avances en materia de información pública referente a salud sexual y reproductiva. Sin embargo, es necesario incrementar los esfuerzos para que cada centro de salud, en conjunto con el Sistema Educativo Dominicano, tenga la capacidad de orientar a la población con información clara y pertinente sobre dicho tema. Tal complemento entre el sistema de salud y el sistema educativo puedo reducir la brecha de VIH. Sin embargo, hay más que hacer. Hay una gran cantidad de dominicanos portadores de VIH a los cuales no se ha llegado. Tales personas también necesitan educarse en cómo lidiar con el VIH, sobre cómo llevar una vida sexual fuera de peligro, y para ello es muy importante los esfuerzos que desde el Estado en conjunto con la sociedad civil y el sector privado puedan articular. Finalmente, recordar que el VIH es una situación de alcance mundial el cual no podemos hacer caso omiso, por lo cual, se brinda como última recomendación la realización de estudios periódicos que me permitan identificar la presencia de dicho a virus a tiempo.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews