Educación y Sociedad / Habilidades de la Sociedad del Conocimiento (II)

Felipe A. Mota

[email protected]

En la primera parte de “Habilidades en la Sociedad del Conocimiento” quedó claro que desarrollando habilidades como el manejo de otros idiomas, las habilidades en el uso de las TIC, el trabajo colaborativo y la comunicación efectiva, potencializan la productividad y la competitividad del capital humano de las empresas. En esta segunda edición, orientamos este artículo en el desglose de otras habilidades que también logran ser altamente funcionales en la construcción de un perfil profesional asertivo. Siendo innovadores, buenos investigadores con capacidad de resolver problemas, y con alta inteligencia emocional, abrimos brechas a las buenas oportunidades de desarrollo. A continuación, se desglosan dichas habilidades:
1) Innovación. En la sociedad del conocimiento, la innovación juega un papel crucial para el desarrollo de las empresas. Tener empleados innovadores significan para ellas un personal que está comprometido con el desarrollo de la empresa, lo que, sin lugar a duda, potencializa la productividad de las mismas.

2) Resolución de problemas. Esto gira en torno a las habilidades de las personas en la búsqueda, evaluación, selección e interpretación de la información, así como también la habilidad de resolver problemas de manera asertiva y producente. En la era digital, donde circulan una gran gama de medios de la información, es importante convertirse investigadores capaces de evaluar y digerir la información de forma crítica y juiciosa.

3) Inteligencia emocional. Esta habilidad hace a los individuos capaces de identificar, comprender y manejar las emociones de una forma correcta. Son capaces de controlar sus impulsos y de adaptarse a las circunstancias cambiantes. A demás, tiene una gran capacidad de entender las emociones y preocupaciones de los demás, los que les permiten ser empáticos. Dentro del ámbito profesional, esta habilidad permite relaciones laborales mucho más sanas dentro del capital humano.
relaciones laborales mucho más sanas dentro del capital humano.