Missing image

EDITORIAL / Una sociedad preocupada por la violencia

La sociedad de La Romana está preocupada y con justa razón. En un lapso de cinco días, específicamente del 11 al 16 de este mes, se reportaron cinco muertes violentas, lo que ha sembrado el temor en las familias de este pueblo de la región Este del país.
El jueves 11 de mayo fue asesinado el sargento Roberto Santos, de 44 años, el cual fue encontrado abandonado dentro de una minivan Mitsubishi, con varios impactos de balas que le causaron la muerte cuando buscaban un vehículo que fue rentado en Samaná y no había sido devuelto.
El sábado 13, desaprensivos le quitaron la vida al comerciante Raúl Marte Concepción, de 46 años, en un acto de atraco, mientras se encontraba jugando dominó debajo de una enramada.
Un día después, el domingo 14 de mayo, Keury Omar Coss Quezada (Oscar) resultó mortalmente herido, luego de una discusión en el sector de La Aviación, cuando fue impacto por varios disparos efectuados por desconocidos que emprendieron la huida.
El lunes 15 de este mes, en horas de la noche, se registró otro crimen por muerte violenta. La víctima es el nacional haitiano Marc Yedy Elmond, quien presuntamente recibió un disparo a la cabeza con un arma ilegal de las denominadas “chilenas”. En ese hecho las autoridades reportan a un menor de edad involucrado.
Antes de las 24 horas de haber ocurrido este hecho, se anunciaba el hallazgo del cuerpo sin vida de Saúl Flores, de 19 años, en el sector Romana Oeste. Fue encontrado muerto la mañana del martes 16 de mayo.
Los romanenses están preocupados, pues entienden que el factor violencia está tomando matices oscuros, por lo que claman de las autoridades de seguridad implementar de inmediato medidas preventivas que resguarden la integridad de residentes y visitantes.
Es importante que el Gobierno intervenga de inmediato en torno a esta situación, ya que no puede perderse de vista la importancia que representa La Romana para el sector turismo nacional, lo que podría provocar temor en los mercados emisores internacionales.
La pasada semana, el director general de la Policía Nacional, mayor general Nelson Peguero Paredes admitió en Higüey, que parte de la insatisfacción ciudadana por los altos niveles de delincuencia y criminalidad es culpa de la Policía Nacional.
Esas palabras del alto jefe policial se enmarcan en que no es posible que cada día ocurran hechos reiterados en sectores, viviendas y establecimientos comerciales, teniendo en las calles a hombres y mujeres que deben ejercer una acción preventiva a favor de la ciudadanía.