Missing image

EDITORIAL / Hasta luego, doctor Larocca

Con tristeza, pero esperanzados de que ha pasado a un plano superior, despedimos al doctor Félix Larocca, un reputado médico-psiquiatra y columnista de BávaroNews, que falleció el pasado jueves, debido a complicaciones producidas por un accidente cerebro vascular (ACV).

Además de columnista fijo de este semanario, Larocca asistía cada miércoles al programa radial La Revuelta de la Mañana, en donde durante una hora se ponía al servicio de los oyentes para ofrecer consejos profesionales, en un espacio denominado “La Revuelta por tu Salud”.  Y más aún, cada domingo al caer la tarde, producía junto al comunicador Fernando Placeres, el programa Las Cuatro Estaciones, en donde hacía un análisis psiquiátrico de casos que había tratado en el pasado, pero que son recurrentes en la sociedad dominicana.

El doctor Larocca fue un prominente profesional de la Medicina, que por más de 30 años la puso al servicio de la sociedad dominicana, así como US Navy, en los Estados Unidos, país donde residió desde inicios de los sesenta.

Fue un especialista en enfermedades del comer o disorexias y exmiembro de las facultades de Washington University y de San Luis University, en San Luis.

También fue miembro distinguido de la Facultad de Educación Extensiva del San Luis Psychoanalytical Institute, exdirector de varios centros para el tratamiento de niños con trastornos psiquiátricos y fundador de la BASH (Bulimia Anorexia Self-Help).

De igual forma, Larocca era reconocido como autor y editor de más de 1,600 libros y artículos profesionales.

Muchos son los atributos profesionales que adornaban la figura del doctor Larocca, por lo que contar con ese profesional durante más de tres años ininterrumpidos haciendo aportes a través de “Fases, Etapas y Reflexiones” en BávaroNews, dejará un vacío a sus seguidores.

Con tantos aportes puestos al servicio de la sociedad, sólo nos queda la satisfacción de despedir con el mayor honor y respeto a este profesional, pues siempre lo recordaremos.

Hasta luego, doctor Larocca.