Missing image

EDITORIAL / Desde Macao para La Victoria

Cuando Ángel Rondón Rijo corría por las fincas alambradas de El Macao, hace ya muchos años, no imaginó siquiera que hoy sería un hombre famoso y figura principal en los titulares más leídos de los medios de comunicación nacionales.
Y por qué no, también de influyentes diarios y programas televisivos de alto renombre en el ámbito internacional. De la noche a la mañana, este campesino, nacido y criado en una comunidad costera de La Altagracia, ganó una fama inusitada.
Su familia se pregunta cómo este hombre, de niño disciplinado y educado en valores junto a sus padres, forma parte de la población penitenciaria de la cárcel más controversial y peligrosa de República Dominicana, La Victoria.
En este penal, Rondón Rijo está conminado a pasar un año de prisión preventiva, al menos que en fase de apelación sus abogados logren que el tribunal apoderado revoque este castigo, o por lo menos ablande la coerción.
La presente edición trae en sus páginas una historia sobre este enigmático personaje, que por sus andanzas en las lides políticas y empresariales ganó el mote de “el hombre del maletín”.
Se trata, pues, de un reportaje que da cuenta del contexto social donde nació Rondón Rijo, las actividades productivas a las que dedicaba tiempo junto a sus progenitores, y la disciplina que mostró desde temprana edad para lidiar con números y finanzas.
Era una época donde la crianza de los hijos estaba cimentada en principios que hoy día se esfuman cada vez más, influenciada por una era globalizada empeñada en arrancar de cuajo las costumbres más tradicionales de nuestra sociedad.
Para entonces, el niño Ángel no tenía capacidad mental para pensarse como un hombre adinerado y de fácil acceso al núcleo de las principales organizaciones políticas del país.
Lejos estaba también de socavar el fortalecimiento institucional de los poderes del Estado, ofertando cuantiosas dádivas a políticos y funcionarios que sucumbieron ante sus ilícitas tentaciones.
Así las cosas, la sociedad dominicana no despierta de su desconcierto, al ver en la cárcel a connotados hombres públicos que durante décadas se asumieron como reserva moral inmutables.
Ángel Rondón es aquel sujeto del maletín del que siempre se habló con gran misterio, porque se condujo con sigilo y sagacidad. Sus apariciones mediáticas eran sólo para justificar sus dones de hombre próspero de negocios.
Sí, como el mismo expresó, Ángel Rondón es el hombre famoso de quien falta mucho por hablar.