EDITORIAL / Desarrollo con transparencia

Desde su nacimiento a la fecha, podría estimarse que el Distrito Turístico Verón-Punta Cana ha vivido una década perdida en cuanto al levantamiento de obras sociales de relevancia para el desarrollo de esta comunidad por parte de las autoridades municipales.
Con la llegada de un nuevo gabinete municipal, hace nueve meses, la ciudadanía ha comenzado a percibir que las autoridades encabezadas por el director municipal, Ramón Antonio Ramírez de la Rosa (Manolito), acompañado de los miembros de la Junta de Vocales, ha comenzado a dinamizar el levantamiento de obras de infraestructura que, sin dudas, buscan cambiar el rostro de una comunidad, la principal receptora del turismo del país y del Caribe, en una ciudad amigable para sus residentes y visitantes internacionales.
Sin embargo, pese a que la ciudad apoya todas y cada una de las iniciativas de desarrollo de infraestructuras sociales y comunitarias en Verón-Punta Cana, se hace necesario que las autoridades sigan impulsando ese proyecto de desarrollo cimentado en las buenas prácticas de transparencia, ya que esto agrega valor a las ejecutorias y cumpliría con un mandato legal.
Hemos dado seguimiento a las obras sociales que ha estado ejecutando la Junta Municipal, y aunque son de mucho beneficio para la colectividad, las autoridades no han seguido el protocolo legal que establece la Ley 340-06 sobre Compras y Contrataciones.
A pesar de que la Junta Municipal ha publicado en la web de Compras Dominicanas parte de las obras que actualmente desarrolla en el distrito municipal, no cumple con la disposición de hacer pública estas ofertas de licitación en los medios de comunicación social locales y nacionales. Y por esto muy pocos saben quiénes son las empresas ganadoras y los términos tomados en consideración para adjudicarles obras millonarias.
Es necesario que el desarrollo social del Distrito continúe, pero bajo los lineamientos de la transparencia.