Missing image

EDITORIAL / ¿Centros de salud o trincheras de inseguridad?

Una historia periodística que narra Julio González en la presente edición de este semanario, relata que los niveles de inseguridad que se han puesto de manifiesto en la provincia La Altagracia, situación de la que no escapan los hospitales, tanto el del municipio cabecera, Higüey, así como otros ubicados en distritos municipales.
El más reciente hecho de violencia registrado en un centro de salud fue hace varias semanas, en el hospital de Nisibón, en el que dos hombres resultaron heridos de balas dentro del centro de salud, quienes presuntamente prestaron ayuda a dos jóvenes que fueron heridos en el carnaval de Miches.
Se recuerda que hace alrededor de un año, en el hospital de Higüey fue mortalmente herido un agente de la Policía Nacional, cuando amigos y parientes de un paciente que había sido llevado herido lo sacaron a la fuerza.
La práctica y el servicio que están llamados a brindar los centros de salud debe darle la lectura a la ciudadanía de que son establecimientos para salvar vidas, en la medida que lo permita cada caso; no espacios en donde el personal médico, paramédico, pacientes y familiares sientan niveles de inseguridad que atenten contra su integridad física.
Es por esto que, en los centros de salud de La Altagracia es necesario que el Ministerio de Salud Pública coloque personal de seguridad en los hospitales, y redoble la existente en algunos de ellos, ya que la paz en los hospitales debe estar respaldada por los organismos de seguridad del Estado.
Sin embargo, la directora provincial de Salud, Mayra Paula, explicó que los casos de inseguridad suceden en las áreas de emergencia de los centros asistenciales, y que actualmente no cuentan con personal de seguridad suficiente para garantizar el resguardo tanto de pacientes, como de médicos y del personal que se encuentra laborando en estos recintos.
Consideramos que ante una situación tan apremiante, es necesario que el Ministerio de Salud Pública solicite a la Policía Nacional o al mismo presidente de la República, la habilitación del componente seguridad en los centros de salud, ya que si las cosas siguen como van, los hospitales pasarán a ser, más que centros para ofrecer bienestar de salud, trincheras de inseguridad.