Donald Trump endurece política de EEUU con Cuba

Fuente Externa /[email protected]

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes su plan de enfriar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, frenando otro aspecto clave del legado del expresidente Barack Obama.

“Estoy cancelando completamente el tratado unilateral de la anterior administración con Cuba. Estoy anunciado una nueva política, tal como se los prometí en campaña”, dijo el republicano en la Pequeña Habana, un barrio de Miami de alta población cubana.

El mandatario aseguró que la flexibilización de viajes y comercio con la isla no benefició a la población cubana y solo ayudó al regimen de los Castro.

El presidente propuso la aplicación estricta de las excepciones que permiten los viajes entre Estados Unidos y Cuba y dijo que prohibirá el comercio con empresas cubanas propiedad de los servicios militares y de inteligencia de la isla.


Trump también declaró que encomendará al secretario de Estado, Rex Tillerson, convocar un grupo de trabajo sobre la expansión del acceso a internet en la isla, y que reiterará la oposición de Estados Unidos a los esfuerzos de las Naciones Unidas para levantar el embargo a Cuba hasta que se haga más para que cumpla con los derechos humanos.

“No relajaremos las medidas contra el régimen cubano hasta que todos los prisioneros políticos sean libres, todos los derechos se respeten, todos los partidos políticos sean legalizados y se realicen elecciones libre y vigiladas internacionalmente”, explicó el mandatario estadounidense.

Agregó que la Embajada de Estados Unidos en la isla permanecerá.

Este es el más reciente intento de Trump para socavar el legado de su predecesor. Más temprano, su gobierno informó de la cancelación de un programa impulsado por Obama, que buscaba frenar la deportación de inmigrantes indocumentados que son padres de niños residentes permanentes legales.

Trump se ha involucrado personalmente en el proceso cubano, dijeron arios ayudantes, agregando que el presidente cree profundamente que los cambios que Obama anunció en 2014 son un “mal acuerdo para Estados Unidos y un mal acuerdo para el pueblo cubano”.

“No ha dado lugar a una mayor libertad en Cuba”, dijo un funcionario a CNN.