DETRÁS DEL HORIZONTE / Verón será municipio… ¡O se hunde la isla!

Darío Yrizarry.

Darío Yrizarry / [email protected]

El desarrollo de los pueblos es un proceso natural y constante pero desigual entre ellos; y hay comunidades que después de poseer el mayor rango político han tenido que enfrentar el decrecimiento poblacional por emigraciones a falta de fuentes de trabajo, beneficiando con estas estampidas a comunidades de menor jerarquía que pertenecían a estos, y fueron desplazándolas debido al alto índice de desarrollo que obtuvieron en el tiempo.
Tenemos el caso de la Provincia de El Seíbo, que otrora era la más grande del este conformada por las actuales provincias La Altagracia, San Pedro de Macorís, Hato Mayor y la Romana a lo que poco a poco sucumbió al desarrollo de sus Municipios que de manera paulatina fueron adquiriendo el status que hoy exhiben.
No hay casos conocidos de obstaculización del desarrollo de una demarcación en nuestro país, al menos que yo conozca, que no haya sido vencido. No hay manera de obstruir el avance de los pueblos, entendiendo que un esfuerzo por detenerlo es insostenible en el tiempo…inmisericordemente implacable. Aplasta y vuelve polvo a todo cuanto exista aunque este se esfuerce por vencerlo. Más allá de los últimos suspiros de vida, el poder no sirve para nada. Solo queda el legado (visible o en valores) que servirá de cripta donde reposan sus acciones hechas en vida y que la historia se encargará de evaluar de forma positiva o negativa.
Cuando nos adentramos en lo profundo de la Ley, más allá de lo que el ojo humano puede ver, nos damos cuenta que hay un vacío jurídico en cuanto al trato igualitario que se les da a todos los Distritos Municipales y municipios, no importa cuán significativo o insignificante sean los aportes que estos hagan al PIB. Por ejemplo, tanto el distrito municipal La Otra Banda como el nuestro, en términos legales son equiparables, a pesar de la diferencia abismal que existe entre uno y otro. Pero, como se desprende de un aforismo del derecho romano, “dura lex sed lex”, la ley es dura, pero es la ley, por más irracional que en determinado momento parezca, debemos someternos a ella.
Nosotros como comunidad debemos empoderarnos para desarrollar una jornada de captación de la atención de aquellos munícipes que aun hibernan sin darse cuenta que en ese letargo se hacen cómplices por omisión de aquellos que le niegan el estatus político a nuestro distrito municipal, quien esta ávido de atención especial de las autoridades. Por eso y muchas cosas más…el peregrinaje hacia el “Punta Cana Verón-Bávaro municipio” ha comenzado.