DETRÁS DEL HORIZONTE / Mujeres en ascenso, techo de cristal

Darío Yrizarry.

Darío Yrizarry / [email protected]

La experiencia nos ha enseñado lecciones bien aprendidas de mujeres que se rebelaron contra el sistema en un momento de protagonismo y cuyas hazañas trazaron las pautas ideológicas que señalaron el camino hacia el futuro de lo que hoy conocemos como “igualdad de géneros”. Una lucha tenaz y persistente por el reconocimiento del derecho de las mujeres a insertarse en el mercado laboral en igualdad de condiciones con los hombres que en las ultimas dos décadas ha mantenido vigencia y cobrado vida en el mundo empresarial, demostrando que la tipificación que a través del tiempo se le ha hecho como el sexo débil, en realidad no es tan débil.
Los hombres nos enseñoreamos en los altos puestos sometiendo a la mujer en la mayoría de las ocasiones al mobbing y acoso sexual constante tratando de convencerlas de que para lograr un cargo de alto nivel no basta por si solo la capacidad mostrada por esta, una muestra de los escollos reales existentes que sirven de impedimento para que ellas puedan lograr una buena posición al mismo tiempo que el sexo opuesto.
Pese a que una de las barreras pendientes por derribar en Latinoamérica es ese acoso a que son sometidas cuando deciden ir tras un ascenso o posición relevante, las mujeres han logrado romper el “techo de cristal”, aquel concepto que los estudiosos de la materia definen como el muro invisible que les impide llegar a posiciones ejecutivas en el mercado laboral, por aquella idea de que existen posiciones gerenciales exclusivas para hombres. No obstante, aún hay empresas que persisten en esa recalcitrante y retrógrada idea pese a que se percibe un cambio, ya que el mercado laboral ha ido dándole paso al talento de miles de mujeres profesionales que hoy lideran las empresas, a pesar de la existencia todavía de ciertas trabas ocultas en contra de estas.
Una muestra perceptible de que las mujeres han avanzado en materia laboral es la publicación de una lista dada al público por la revista China Rich list de las ochenta y ocho mujeres billonarias que lograron su fortuna en base a su entrega, capacidad y lealtad en el trabajo, logrando con esto una disruptiva de la idea que la mujer tiene límites. Y, aunque la Republica dominicana no está al nivel de países como Chile donde las posiciones de relevancia de ellas rondan el 25%, hoy podemos ver las nuestras ocupando posiciones muy remuneradas, lo que nos hace sentir orgullosos no obstante al rechazo y apartheid practicado por el hombre dominicano en contra de la mujer exitosa.
/ [email protected]