DETRÁS DEL HORIZONTE / La política y la circunstancia

Darío Yrizarry.

Darío Yrizarry /
[email protected]

“Yo y mis circunstancias”, la famosa frase acuñada en el siglo pasado de la autoría del filósofo y ensayista español José Ortega y Gasset, increíblemente no ha perdido vigencia a pesar de que ha soportado las mutaciones sociales y hoy en plena era espacial se mantiene su uso frecuente dentro de la clase política contemporánea. Es sin lugar a dudas la frase que cuenta con más arraigo en la minoría de aquellos que dedicamos un corto tiempo a la lectura y aquellos que sin pretenderlo descubren que han sido fruto de ella.
En diferentes épocas de la humanidad, la historia nos relata situaciones sociales en que las circunstancias del momento han ido en favor un político, de un producto que se cuela en el mercado sin razón alguna, una empresa que florece por la quiebra de otra, o un descalabro del sistema económico de un país cualquiera que fortalece a instituciones crediticias y, en el peor de los casos, un desastre natural que luego de su poder destructivo motoriza la industria de la construcción, beneficiado un segmento de la sociedad sin posibilidades alguna antes de, y hasta entonces irrelevante.
En el plano político, vimos como de manera sorprendente que en el 1996 haciendo uso de una herramienta política mal llamada “Pacto Patriótico”, el PLD se alza con el triunfo electoral aprovechando un problema de sostenibilidad del PRSC sumado a un viejo antagonismo entre este y Peña Gómez.
En el plano local hemos visto que un candidato joven (neonato en la política) llega a Verón y contra todo pronóstico gana la contienda electoral. Pero más adelante, a un año y meses de su mandato y con recursos limitados y cuando algunos sectores apostaban al fracaso, le llega el “Plan de Asfaltado” de las calles del Distrito. Pero sin proponérselo y sin la más mínima idea de lo que podía hacer esta administración con el tema de la basura, (que en realidad estaba afectando su imagen), entonces el presidente de la Republica se inventa el Plan Dominicana Limpia, una alianza publico privada con una inversión de 1,500 mm de pesos durante los años que le restan de gobierno, que en su primera etapa abarcará la ciudad de Santiago y su municipio, y la Provincia Altagracia y su Distrito Municipal estrella, Punta Cana Verón Bávaro, el “Diamante Azul” de tatica. Y estas atenuantes les permitirán a las autoridades municipales reconciliar su sueño….dormirán tranquilos.
La circunstancia una vez más hace su jugada maestra en favor nuestra comunidad. Y estoy totalmente seguro que, como se expresa el vulgo en una frase famosa que ha hecho suya: Manolito el político…nació como la auyama…